Real Madrid vs Barcelona, dimensión

ESPN Digital

Ahora nos conformaremos de ver a este Barcelona y a este Real Madrid, ambos directores técnicos con una dimensión diferente.

Cómo olvidarme de aquel Barcelona con un medio campo con Sergio Busquets, Xavi Hernández y Andrés Iniesta; por la izquierda David Villa, quien bajaba hasta armar la segunda línea de cuatro; por la derecha Lionel Messi y en la punta Alexis Sánchez.

Siempre el buscando la pelota larga, a las espaldas de los defensas. Olvidarme de esa creatividad, de ese Barcelona, es imposible. Fue un equipo indescriptible, fue algo hermoso veer como a Dani Alves, un lateral derecho habilitado de volante creativo, el señor Guardiola le decía que no rebasara su perfil derecho, como a Alexis Sánchez lo pegaba a la banda derecha para así detener al lateral izquierdo y hacer que Messi recibiera solo en un espacio de recepción que le preparaba Pep junto con Tito Vilanova, dos estrategas en un equipo extraordinario, uno que Dios lo tenga con él.

Cómo olvidar la manera en que pisaba el área Iniesta o David Villa, llegaban los dos de centros delanteros porque sabían que el ataque iba a ser por la derecha preparada por Messi, pero haciendo esos espacios de recepción que solamente ese Barcelona, y solamente Pep Guardiola y Tito Vilanova podían hacer. Ese equipo mágico, extraordinario que a todos nos apantalló, sorprendió y que disfrutamos .

Por el otro lado, del Real Madrid, cómo olvidarme de ese gran medio campo en donde estaban Benzema con su gran espacio de recepción, Luka Modric, Toni Kroos y Cristiano Ronaldo.

Benzema recibía la pelota, y bajaba a recibir, como ahora mencionan, como un centro delantero falso; el francés recibía la pelota de espaldas con una claridad y en el momento preciso arrancaba Cristiano Ronaldo para ganar las espaldas de los centrales.

En ese tiempo era Pique y Puyol eran quienes tenían que recortar, Cristiano Ronaldo tenía que ser contundente y extraordinario.

Cómo olvidarme de ese Real Madrid, por supuesto de ese gran estratega José Mourinho, uno de los grandes entrenadores en el mundo, que sabía perfectamente cómo anular primero, desgastar y ganar al rival. Sabía en qué momento, cuándo y por qué se daba un espacio.

Ese fue el Real Madrid y ese fue el Barcelona que nos entusiasmó, ese Clásico de Clásicos mundiales, mágico, extraordinario.

Ahora nos conformaremos de ver a este Barcelona y a este Real Madrid, uno dirigido por el italiano Ancelotti y el otro por el neerlandés Ronald Koeman. Ambos con otros jugadores completamente diferentes. Ambos directores técnicos con una dimensión diferente.

Esto es, Desde la Cancha, para ESPN.