Koeman no pudo, ¿y Xavi?

Se le ha señalado a Ronald Koeman como el único culpable de la crisis del Barcelona cuado no es así, veremos qué pasa con la llegada de Xavi

Se podrá estar de acuerdo si es o no es un buen técnico, si podía hacer algo más o le quedó grande el equipo, lo cierto es que Koeman pagó los platos rotos, se convirtió en el chivo expiatorio de algo que empezó mal y muchas veces lo que mal empieza mal acaba. Nunca hubo química con Laporta, desde la llegada de Joan a la presidencia, éste siempre marcó la cancha al decir públicamente que no le gustaba el holandés, hasta le llegó a pedir 15 días para que le diera tiempo de buscar otro técnico; además de que Koeman representaba todavía un elemento más de la antigua administración y ya desde ahí no se veía con buenos ojos.

Cuando digo que pagó los platos rotos, es porque ha sido exagerada la manera en cómo lo han puesto ante el escrutinio público desde la directiva, pasando por los medios y por supuesto por un sector de la afición, como si fuera el único culpable de lo mal que está Barcelona, insisto, en el fútbol somos de memoria corta y se olvida lo mal que trabajó la nueva directiva desde el comienzo, entre altas y bajas, sobre todo, la salida de Messi, además de la de Griezmann, se habló hasta de la posible llegada de Joao Felix y nada.

Se olvida que lo que va de la temporada, de los 10 partidos dirigidos, en la mayoría de ellos hubo resultados que dependió más de lo que dejaron de hacer o hicieron mal los jugadores en la cancha, en jugadas puntuales, llámese Sergi Roberto, Piqué, Busquets, Dest, Coutinho, Jordi y, en el último juego, Memphis con el penal fallado. Se olvida que fue el que se atrevió a tomar las riendas en las horas más bajas del equipo Culé tras aquella humillante goleada en la Champions 8-2 ante Bayern, se olvida que fue el que intentó jugar con jovencitos dándole la oportunidad a Gavi, Nico, Pedri y algunos más.

Lo han hecho ver como el único culpable, cuando hay más y en mayor porcentaje; sí a la vista de los resultados, de la posición en la tabla, aparentemente, no hay argumentos para sostenerlo y que la decisión de cesarlo ha sido lo mejor porque ya no se veía como podía cambiar la historia y levantar al equipo y, que traer a Xavi es mucho mejor todavía, quieren hacer jugar al Barcelona de hoy como el Barcelona de Pep de hace 10 años, pero hoy no hay un Iniesta, un Xavi y un Messi. Con la llegada de Xavi piensan que van a recuperar ese equipo Culé, entiendo que lo piensen así sabiendo que, el todavía técnico del Al Sadd, sabe perfectamente lo que es el Barcelonismo, su filosofía de juego; la ha vivido, la ha sentido, la ha palmado, la trae tatuada; pero con este Barcelona en reestructuración el techo no es tan alto como piensan o quieren hacer creer desde los altos puestos de la directiva, a la cual le hace falta autocrítica y, desde algunos medios en España. Antes del inicio de la temporada dije en Jorge Ramos y su Banda que no me extrañaría que los azulgranas, al término del torneo, no quedaran ni siquiera en puestos de competencias de europeas, hoy no están lejos de ese comentario, aunque falta mucha liga.

Ronald Koeman no pudo, ¿y Xavi?, tengo mis dudas y no por él y sus capacidades, sino por todo el ambiente turbio que hay en Barcelona, toda la tormenta que viven desde hace algún tiempo y por qué el plantel, en parte no tiene la calidad que se quiere hacer creer y, porque en parte está en reestructuración y los jóvenes tendrán que madurar y eso lleva tiempo.