El Madrid: Del genio y el escudo mágico

Carolina Padrón, La Chica del Banquillo. ESPN

El Madrid frota el escudo y las cosas suceden. El Bernabéu se convierte en la cueva de las maravillas y surge en medio del desierto, para levantarse imponente y seguir caminando hacia el título

MÉXICO -- No. No existen las explicaciones, de hecho, en este caso, sobran. Así, con absolutos. La falta de miedo escénico en el escenario europeo del Real Madrid es alucinante. Pasmante. No, ni llevar al 89 en contra la eliminatoria le mete frío. Es que en el Santiago Bernabéu parece que siempre es primavera. Los merengues han repetido la fórmula para dar la razón a Guti: no se trata de flor, sino de ADN.

Como la lámpara de los deseos. El Madrid frota el escudo y las cosas suceden. El Bernabéu se convierte en la cueva de las maravillas y surge en medio del desierto, para levantarse imponente y seguir caminando hacia el título.

Y no, al conjunto de no se la agotan los deseos. El límite parece la frontera con París. No necesita sino lanzar a portería, una primera vez, para que aparezca el genio. Que se lo cuenten a Rodrygo, que hoy de trucos puede contar mucho. La magia del Ancelotti tiene a Benzema con la mejor temporada de su carrera. Ya saben, para engrosar la lista de preguntas, en la vida, que no tienen respuesta.

Esta versión merengue no necesita jugar bien ni ser espectacular. Eso sí, como buen cuento de Disney siempre incluye el drama. A la película no le ha hecho falta ni la lluvia de fondo porque las actuaciones en los octavos y en los cuartos de final lo han soportado. Y llegó lo de las semis… como si hiciera falta.

La fórmula, como los deseos, parece que no se acaba. "A por la 14", como decía la camiseta. Y a este Madrid místico, como a los buenos argumentos se le cree. Es que a veces la magia es tan 'Real'.