Ronaldo, Ansu Fati y Pulisic: las lesiones se multiplican con la carga de partidos en Europa

play
¡Atención! Cristiano se retiró con dolor en su tobillo derecho (1:39)

El portugués de Juventus recibió un fuerte golpe por parte de Luis Alberto y salió reemplazado por Dybala en el encuentro ante Lazio. (1:39)

¿Qué tienen en común Cristiano Ronaldo, Christian Pulisic, Ansu Fati, Trent Alexander-Arnold y Joshua Kimmich? Aparte de ser algunas de las figuras más importantes del fútbol mundial, todos han sufrido diversas lesiones que les han dejado imposibilitados de jugar la fecha FIFA que se disputará esta semana o prácticamente descartados de sumarse a sus respectivas selecciones.

Nos encontramos a principios de noviembre, a dos meses de haber iniciado la temporada 2020-21, y los futbolistas ya se encuentran confrontando dificultades en sus intentos de mantener el ritmo con esta carga de trabajo incesante. Según The Athletic, las lesiones musculares en las primeras cinco semanas de la Premier League han aumentado 42% en comparación con la campaña anterior.

En vez de jugar partidos internacionales esta semana, lo que realmente necesitan estos jugadores es descansar.

Y algunos de ellos lo harán. Varios clubes de la Serie A impedirán que sus jugadores acudan al llamado de sus combinados nacionales, debido a la inquietud que conlleva la pandemia del COVID-19; aparte de un preocupante brote en desarrollo en Dinamarca, que eleva las probabilidades de que los futbolistas de origen danés que juegan en el extranjero no puedan volver a sus respectivos equipos sin entrar en cuarentena.

En los casos de otros futbolistas, los partidos internacionales seguirán su curso y las principales figuras del balompié deberán volver a uniformarse.

Ronaldo, que salió cojeando del empate 1-1 entre Juventus y Lazio de la jornada del domingo, sufre una lesión de tobillo y a pesar de ello, es probable que deba reportarse para la triple tanda de su selección de Portugal, que tiene cotejos previstos contra Andorra, Francia y Croatia. Por su parte, Pulisic es uno de los 24 hombres convocados por el seleccionador Gregg Berhalter para los dos encuentros que Estados Unidos jugará contra Gales y Panamá, a pesar de que el delantero del Chelsea se encuentra fuera de acción desde finales de octubre, debido a un tirón de corva.

Pero en los casos de Fati (rodilla), Alexander-Arnold (pantorrilla) y Kimmich (rodilla), todos ellos serán bajas cuando sus respectivos combinados nacionales jueguen esta semana; y en otros casos, como el del centrocampista de la Juventus Aaron Ramsey (muslo), han sufrido diversas lesiones en una temporada con una agenda apretada como nunca se había visto, todo gracias a la pandemia del COVID-19.

Estos jugadores se incorporan a figuras tales como el canadiense del Bayern Munich Alphonso Davies (tobillo) y Virgil van Dijk (rodillas) del Liverpool, que ya son bajas para sus respectivos equipos esta temporada.

ESPN informó este verano que los principales futbolistas del mundo estaban prestos a enfrentarse a una prueba de resistencia sin precedentes en esta temporada. Algunos de ellos podrían no sumar más de dos semanas de descanso en una campaña de 13 meses comprendida entre los meses de enero de 2020 y julio de 2021, debido a que el torneo anterior no pudo concluirse hasta mediados de agosto y la nueva temporada arrancó a principios de septiembre.

Diversos directores técnicos han expresado su preocupación con respecto a la exigencia física impuesta a los jugadores, que tienen un calendario prenavideño repleto de parones internacionales con tres partidos previstos, sumados a seis fechas de Champions League y Europa League, todo dentro de un lapso de apenas ocho semanas.

El seleccionador de Inglaterra Gareth Southgate fue uno de los primeros en alzar su voz con respecto a esta inédita carga de trabajo. Después de todo, Southgate necesita que todos sus jugadores se encuentren en plenitud de condiciones físicas para la aplazada final de la Eurocopa 2020, programada para jugarse en el Estadio Wembley el próximo 11 de julio.

“El calendario está lleno de compromisos y se requiere la colaboración de todos para intentar resolverlo”, expresó Southgate en septiembre pasado. “Es fácil intentar complacer los deseos de todos, en lo que respecta a las competiciones de cada quien; no obstante, la realidad es que los mejores jugadores terminan disputando la mayor cantidad de partidos y debemos intentar ejercer nuestro rol para recorrer este periodo”.

Southgate tenía razón en señalar los problemas que presenta el futuro; sin embargo, no se ha hecho absolutamente nada al respecto y los técnicos se muestran cada vez más inquietos, debido a la presión que conlleva tener una plantilla lista para jugar cada tres o cuatro días.

El entrenador del Manchester United Ole Gunnar Solskjaer aprovechó su rueda de prensa pospartido, tras la victoria 3-1 del sábado contra Everton, para quejarse con respecto a la situación que enfrentaba, consecuencia de que su equipo debía jugar a las 12:30 (hora del meridiano de Greenwich) luego de haber viajado hasta Turquía para enfrentarse al Istanbul Basaksehir en la noche del miércoles.

“La hora de inicio del partido nos hizo propensos al fracaso”, afirmó Solskjaer. “Fuimos a Turquía, ya hemos jugado muchos partidos esta temporada, volvimos el jueves por la mañana y jugamos al mediodía del sábado. Es un absoluto desastre. En esta temporada, los jugadores, en esta época, con una pandemia… es agotador, mental y físicamente hablando”.

El DT del Liverpool Jurgen Klopp expresó críticas similares con relación a la lista de compromisos, luego del empate 1-1 firmado por su club en condición de visitante con el Manchester City, en el cual perdió los servicios de Alexander-Arnold. El estratega alemán fue claro al indicar que todos (clubes y selecciones nacionales) sufrirán las consecuencias por igual.

“Usualmente, dentro de una temporada tenemos octubre, noviembre y luego, un diciembre muy, muy complicado”, dijo Klopp. “Este año, octubre es similar a diciembre, noviembre es similar a diciembre y diciembre sigue pareciéndose a diciembre. Esta intensidad es realmente difícil. Perdimos a Trent [en el choque con Manchester City] y me encuentro sumamente seguro de que [eso] no le gustó a Gareth Southgate. Si seguimos [jugando] de esta forma y, ojalá podamos disputar la Eurocopa en el verano, si eso sucede, veremos quiénes formarán parte de todo ello, cuáles jugadores”.

La solución más obvia a este sobrecargado calendario de partidos habría sido aplazar la venidera fecha FIFA o, en el peor de los casos, reducir la lista a solo un partido.

Varias fuentes han informado a ESPN que, tras el aplazamiento de la Eurocopa 2020 de este verano, la UEFA estaba decidida a escenificar la Nations League en los primeros meses de la temporada, por motivos deportivos y financieros para las naciones que forman parte del torneo. Si bien los técnicos de clubes pueden asumir las bajas de jugadores por haber disputado encuentros competitivos en el ámbito internacional, son los partidos amistosos los que generan tanta frustración.

Estados Unidos, que no ha jugado un encuentro internacional desde febrero, cuenta con razones legítimas para afirmar que necesita del próximo parón; sin embargo, cuesta entender qué ventajas podría representarle a Portugal jugar contra Andorra, selección número 145 en el actual Ranking Mundial de la FIFA, a menos que la idea sea ayudar a Cristiano (101) a acercarse al récord mundial de goles en partidos internacionales, actualmente en posesión de Ali Daei (109). Eso, si Ronaldo se encuentra sano y puede jugar.

Otro ejemplo es el partido amistoso entre las selecciones de Inglaterra y Nueva Zelanda (que ocupa el puesto 121 del ranking FIFA) originalmente previsto para esta semana en Wembley. Fuentes han indicado a ESPN que el cotejo fue organizado fundamentalmente para cumplir con un contrato de derechos televisivos que obligaba a los “Tres Leones” a jugar un encuentro.

Desde entonces, el combinado de Nueva Zelanda se retiró del compromiso debido a las preocupaciones surgidas ante la crisis del COVID-19. Sin embargo, Inglaterra llenó la vacante al asegurar la celebración de un amistoso con la República de Irlanda, en vez de permitir que la plantilla de Southgate pueda disfrutar de un descanso sumamente necesario.

Faltando ocho meses para la conclusión de la presente temporada (y con la Eurocopa 2020 y Copa América previstas para jugarse hasta mediados de julio), el empeño de la mayoría de las federaciones de fútbol de grandes países futbolísticos en jugar tres encuentros internacionales en un lapso de seis días en el mes de noviembre parece no tener sentido alguno.

Todo lo anterior nos presagia ver a una mayor cantidad de grandes figuras lesionadas e indispuestas cuando lleguemos al momento cumbre de la temporada, representando importantes bajas para clubes y selecciones.