A pesar de la irregularidad, la histórica victoria ante Liverpool relanza a Everton hacia Europa

Con una gran actuación de James Rodríguez, Everton derrotó por 2-0 a Liverpool y volvió a ganar el Derby de Merseyside como visitante después de más de veinte años, un logró histórico que relanza sus aspiraciones europeas.

El gran problema del equipo de Carlo Ancelotti esta temporada sido su inconsistencia. Es capaz de ganarle a grandes rivales y también de perder frente a equipos que pelean el descenso. Sin embargo, en una Premier League muy peleada (excepto en la cima, donde Manchester City ya sacó una gran diferencia), se permite soñar.

Este triunfo inolvidable, además, puede servir para recuperar moral tras las caídas ante el City y Fulham. Es un resultado que todo Everton ha esperado durante muchos años y por sí solo representa un éxito enorme esta temporada.

De todos modos, el objetivo sigue siendo el mismo: clasificar a una copa europea. Y en ese sentido la Champions League es el gran anhelo.

Hoy, Everton está séptimo con 40 puntos, los mismos que Liverpool, que tiene un partido más. El cuarto, posición que otorga un pasaje a la UCL, es el sorprendente West Ham de David Moyes, tras vencer a Tottenham, hoy noveno. Solo cinco unidades separan al conjunto de James y Yerry Mina del cuadro londinense, que también tiene un juego más.

Quinto, zona de Europa League, aparece Chelsea, con 43. Es decir que Everton podría alcanzar esa posición si vence a Aston Villa (octavo) en el encuentro pendiente.

Manchester City (cómodo líder con 59), Leicester City (otra sorpresa, con 49) y Manchester United ocupan las otras plazas de Champions.

La pelea está abierta. Everton demostró que es capaz de competir contra cualquiera pero debe retomar la regularidad si quiere dar el salto hacia el gran torneo europeo.