Hirving Lozano puede acabar siendo el mejor fichaje del año en la Serie A

Aunque en el hemisferio oeste a nadie le sorprenda ya, en Europa todavía hay muchos incrédulos que levantaron una ceja al enterarse que el Napoli iba a emplear los 40 millones de euros que tenía reservados para James Rodríguez en el fichaje de Hirving Lozano.

El mexicano llevaba dos años brillando en el PSV Eindhoven, e incluso había logrado jugar e impresionar en la Champions League --tanto que hasta se habló de un posible interés del FC Barcelona durante la pasada campaña--, pero el mundo del fútbol está lleno de escépticos; más aún cuando se trata de medir las posibilidades de un jugador mexicano en el viejo continente.

Por eso se crearon las dudas, las mismas que no tuvo Carlo Ancelotti, que de esto sabe bastante. El técnico transalpino apostó por “El Chucky” a sabiendas que estaba firmando a un crack, a uno de esos jugadores que enamoran a la grada del San Paolo. Ocurrió con Maradona, palabras mayores, pero también con Cavani, con Higuaín y con Hamsik. Con la marcha de éste último al fútbol chino tras más de 500 partidos y 100 goles con la casaca azul cielo napolitana, el hueco en la plantilla que permitió la llegada de Lozano estaba servido. Ese mismo hueco es el que encontrará el mexicano en el corazón de los fieles tifosi.

Nada más llegar ya dejó huella. Entró mediada la segunda parte de un partido ante la Juventus, ni más ni menos, y logró anotar un gol para ayudar a firmar una remontada momentánea 3-3. Al final, el equipo acabaría cayendo 4-3, pero su entrada triunfal ya nadie podría borrarla.

Lozano aporta velocidad y vértigo a un equipo acostumbrado a jugar en el alambre. Desde los tiempos de Maurizio Sarri como entrenador, al Napoli le ha gustado jugar a la carrera, de ahí que hombres como el propio Hamsik, Callejón o Insigne hayan despuntado tanto en los últimos años. El Napoli ha logrado desbancar a los dos equipos de Milán en la lucha por ser el segundo grande de Italia en el último lustro, y en ello mucho ha tenido que ver su apuesta por ese estilo tan irreverente como excitante. A “Chucky” esto le viene como anillo al dedo, pues el mexicano es uno de esos jugadores que cuenta con una endiablada punta de velocidad.

Tras su primer partido con su nuevo club, Lozano viajó a Estados Unidos para defender los colores del Tri. Gerardo Martino es otro enamorado de su juego y está diseñando al equipo para que la nueva estrella napolitana pueda volar con libertad.

Ante Estados Unidos, en Nueva Jersey, Martino sólo le dio al “Chuky” los últimos 30 minutos de partido, pero su presencia se hizo notar. Ante un equipo como el estadounidense, que proponía jugar desde atrás, presionar alto, y creaba muchos espacios a la espalda de sus defensas, Lozano fue todo un torbellino en cuanto saltó a la cancha. Puso dos pases de gol a Uriel Antuna, aunque el de Los Ángeles Galaxy sólo pudo anotar uno. El siguiente desafío para el mexicano será Argentina. En San Antonio, Texas, mañana martes ambos equipos se verán las caras ante el equipo dirigido por Lionel Scaloni, que llega con un equipo alternativo y sin Lionel Messi a este amistoso. Es, por lo tanto, un momento perfecto para que Lozano brille y que México pueda pelear por una victoria ante uno de los gigantes históricos del fútbol mundial. Martino seguro que no se reservará nada, pudiendo juntar en punta al “Chucky” con Jesús Corona y Raúl Jiménez.

Una buena noche ante Argentina dará a Lozano un empujón importante de cara a su regreso a Nápoles. Allí se le espera con ansías de que siga demostrando su altísimo nivel, pues nadie duda que puede acabar siendo el verdadero gran fichaje de la Serie A esta temporada.

Aunque se esperaban las llegadas de grandes jugadores este verano, tan solo el Inter de Milán ha apostado por fichajes de renombre en ataque. Las llegadas de Romelu Lukaku y Alexis Sánchez sin duda aportan pedigrí ofensivo al campeonato italiano, pero lo cierto es que ambos vienen de dejar más dudas que ilusiones en Old Trafford.

Sin embargo, Lozano es un valor al alza. Un jugador por el que muchos grandes Europa se estaban peleando y que, finalmente, llegó para quedarse a Nápoles.

Sus primeras semanas como jugador partenopei no podrían haber sido mejor. El atacante viaja en una nube y está de dulce, todo le sale bien últimamente. Incluso, aseguró que Cristiano Ronaldo le felicitó tras su primer gol con la camiseta azulona ante la Juve.

Seguro que si sigue a este nivel “El Chucky”, a final de año a Ronaldo no le será tan grato felicitar a un hombre con el que va a pelear por todos los títulos y galardones en Italia este año.