Infantino cuestiona al futbol italiano por "ocultar verdad" sobre racismo

play
Despedido analista tras comentar: 'A Lukaku solo lo paras arrojándole 10 bananas' (0:33)

Los comentarios racistas del analista fueron fuertemente rechazados en redes por los aficionados. (0:33)

ROMA -- El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, criticó a las autoridades de futbol italianas por "ocultar la verdad" sobre el racismo en una evaluación mordaz el martes luego de una completa falta de castigo después de tres casos de cantos discriminatorios durante las cuatro jornadas iniciales de la Serie A.

Tres jugadores negros, Romelu Lukaku del Inter de Milán, Franck Kessie del AC Milan y Dalbert Henrique de la Fiorentina, han sido blanco de cánticos racistas, pero la liga, la federación o la policía italiana no han dictado sanciones.

"No veo por qué tenemos que ocultar la verdad, no hablar sobre lo que sucede o decir que no es grave. No, no es así como se hace", dijo Infantino en una entrevista con Sky Italia. "Es inaceptable, absurdo y sorprendente.

"Es molesto, porque Italia es un país que la gente ama, donde puedes vivir y comer bien, donde hay cultura", agregó Infantino, hijo de inmigrantes italianos a Suiza. "Se supone que este es un país moderno, civil y educado. Y creo que se está moviendo en la dirección equivocada".

Infantino sugirió identificar a los fanáticos responsables del racismo y meterlos en la cárcel, pidiendo a la federación italiana que trabaje con sus clubes y la policía local.

Del mismo modo, el nuevo ministro de deportes del gobierno italiano prometió eliminar el racismo "con sanciones más severas y eficientes".

"Me dedicaré a eliminarlo de los estadios durante mi mandato, incluso a costa de tomar decisiones impopulares", dijo el ministro Vincenzo Spadafora al periódico español El País.

"Ha llegado el momento de que todos asuman la responsabilidad: instituciones, políticos, federaciones y aficionados", agregó Spadafora. "Pronto me reuniré con todos los representantes deportivos para compartir con ellos un cambio significativo, con sanciones más severas y eficientes".

El empate 2-2 de Atalanta con Fiorentina el domingo se suspendió brevemente durante la primera mitad debido a los cantos dirigidos a Dalbert.

Sin embargo, el juez de la liga italiana anunció el lunes que aún no ha decidido si Atalanta merece un castigo. El juez Gerardo Mastrandrea dijo en su informe disciplinario semanal que Dalbert necesita ser entrevistado antes de tomar su decisión.

Tras el "proceso de tres pasos" de la FIFA para manejar el racismo dentro de los estadios, el árbitro Daniele Orsato ordenó que se leyera una advertencia por el altavoz del estadio de que el partido no se reanudaría hasta que cesaran los cantos.

El proceso de la FIFA requiere que el árbitro pause brevemente un partido ante el primer indicio de cantos discriminatorios y solicite un anuncio sobre el sistema de megafonía del estadio pidiendo a los fanáticos que paren. Si el canto persiste, el árbitro puede suspender el partido y ordenar a los equipos que entren a los vestuarios hasta que se detenga. Si eso no funciona, el árbitro puede detener el partido definitivamente.

Si bien el proceso de la FIFA es sencillo, rara vez se ha implementado en la Serie A.

"El problema es que tenemos algunas leyes que estipulan que si se trata de un número concreto de personas, detendremos el partido. Si son 2, 3 o 10 personas, entonces no podemos detener el partido", dijo Danilo Filacchione, director de relaciones internacionales de la federación italiana de futbol, a The Associated Press en Ljubljana, Eslovenia, después de asistir a una reunión de la UEFA.

"Pero los clubes también están peleando", agregó Filacchione. "Estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo".