Ricardo Ortiz nos cuenta sobre "Un nuevo comienzo en el futbol"

“Es difícil decir la verdad y más difícil es esconderla”

Baltasar Gracián.

Ya está en marcha la Bundesliga y en pocos días arrancan La Liga, Serie A, Premier y Portugal. Este virus nos afecta a todos de la misma forma y lógico, para los jugadores no es una excepción.

Lo que si afecta es cómo la viven. Mientras algunos no saben cómo van a hacer para poner comida sobre la mesa u otros cómo poder pagar una computadora para que sus hijos hagan las tareas, el dilema de pocos, es saber si su jet privado puede volar de un país a otro.

En el tema de la preparación física no veo que sea una complicación importante. Con una buena mini-pretemporada es suficiente para terminar el año calendario. Ahora, en la recuperación mental a los que más la sufrieron, ese es otro tema. Ahí no hay lapso asegurado.

Me cuestiono la salud psicológica para a los que les pegó más fuerte. Todo será distinto por un buen tiempo y lo primero que pienso es jugar sin público con las nuevas normas y protocolos.

Te podes enredar en un tiro de esquina, pero ¡no te podes abrazar para festejar un gol! Difícil de entender. Nos tenemos que acostumbrar a ver los partidos sin la pasión de la gente en los estadios, no queda otra y es horrible.

La Bundesliga comenzó de esta manera y no sé que pensar. Si, juegan y no, no me gusta sin el canto de las hinchadas. Nadie sabe cuándo van a poder regresar los demás y es difícil para los protagonistas, medios y público.

Probablemente viviremos un cambio que pasará a ser norma, cambios obligados sin saber cuáles van a funcionar. Fechas tentativas para todos, los que están de acuerdo y los que no están. No queda otra que escuchar y seguir a los expertos del tema, médicos, científicos, gobiernos. ¿Uno en específico? ¿Todos? No sé. Al final todos seguirán un libreto les guste o no, protocolos que tienen sentido y otros que parecen ridículos.

¿Cómo será el espectáculo del deporte en un futuro no muy lejano? Me genera mucha curiosidad. También genera incertidumbre que equipos sobrevivirán y cuáles van a desaparecer. ¿Cuánto se podrá invertir en la preparación de los jóvenes, los jugadores del futuro?, ¿cuáles serán los salarios y próximas transferencias? ¿Cupo salarial?

Los coreanos metieron muñecas inflables en las gradas y por lo menos les pusieron máscaras. ¡Ya sabemos que eso no funciona! Pidieron disculpas, borrón y cuenta nueva. Algo es algo, ¿no?

Iremos aprendiendo mientras jueguen, modificarán con el tiempo y van a cambiar las reglas quien sabe cuántas veces. Nos iremos acostumbrando porque pocos tienen el control y menos aún tienen el conocimiento o experiencia para afrontar esta nueva época que estamos viviendo.

Los mantendremos al tanto, nos contaremos que pensamos y al mismo tiempo compartiremos sus opiniones.

Básicamente nos perdemos un año de Cristiano y Messi. Una temporada donde se acercan al final de su máximo potencial. Nos les queda mucho tiempo a este nivel, el fin nos llega a todos y no importa cuál es tu profesión.

Digo que el Balón de Oro 19/20 debería ser honorífico dedicado a todos los que arriesgaron sus vidas en hospitales 24 horas al día, todos los días, sufriendo las consecuencias del dolor e incertidumbre que el COVID19 generó.

Es un nuevo comienzo para todos, ir viendo y aprendiendo a aceptar una nueva vida, distinta a lo acostumbrado. ¿Nos adaptaremos? ¿Lo aceptaremos? ¡Veremos, dijo un ciego!