Conte: "Me parece más fácil mover el Duomo de Milán que Messi venga al Inter"

Tal como lo había hace apenas unos días, el entrenador del Inter de Milán, Antonio Conte, echó por tierra cualquier posibilidad de contar con Lionel Messi en su plantel, y en la misma línea también estuvo el consejero delegado del club, Giuseppe Marotta.

"Me parece más fácil mover el Duomo de Milán que Messi venga al Inter. Estamos hablando de un ícono, de un gran jugador, un deseo que a todos seduce, pero se trata sólo de un juego. Ningún equipo italiano puede llevar a cabo una operación semejante", declaró Conte a la señal Sky.

El entrenador fue un poco más allá de Messi y también descartó que el club vaya a gastar cientos de millones en refuerzos.

"No es posible fichar a Messi ni tampoco a cuatro jugadores de 50 millones de euros cada uno, son fantasías", añadió Conte, luego de la victoria del Inter sobre Napoli.

Por su parte, Giuseppe Marotta, consejero delegado del Inter de Milán, reconoció que fichar al argentino Lionel Messi es "un deseo que todos tienen", pero consideró que "hoy en día ningún club italiano" puede permitirse una operación de ese tipo.

"Hablamos de un icono, de un gran jugador, de un deseo que todos tienen", afirmó Marotta en la televisión italiana Sky Sport, preguntado sobre la decisión del grupo Suning, dueño del Inter, de anunciar la retransmisión del partido con el Nápoles de este martes en su televisión privada proyectando la sombra de Messi en el Duomo milanés.

Esta decisión mediática del grupo dueño del Inter tuvo gran revuelo entre los aficionados del club, que sueñan con una llegada de Messi al equipo de Antonio Conte.

"Hoy en día creo que ningún club italiano puede hacer una operación de este tipo, a no ser que entren intereses extraordinarios de accionistas. Nuestro fútbol está en dificultad y hay que trabajar para crecer, con la ambición de regresar dónde estábamos hace veinte años. Debemos conseguir que sean los campeones los que quieran venir a Italia", afirmó Marotta.

"En este momento hablamos de una situación utópica", subrayó el consejero delegado interista.

No negó que le gustaría ser el hombre que llevó a Italia al portugués Cristiano Ronaldo, fichado en 2018 cuando trabajaba en el Juventus, y Messi, pero subrayó que hay reglas financieras que impiden realizar inversiones de ese nivel.

"Hay que respetar el Juego Limpio Financiero. Hay reglas claras. Un club italiano en este momento difícilmente puede hacer una operación de este tipo", concluyó.

am/jl