Aficionados molestos en llegada de Cabecita: Ni que fuera Messi

play
'Cabecita' Rodríguez con una llegada 'veloz' a la Ciudad de México (0:37)

El nuevo delantero de las Águilas arribó a la Ciudad de México sin dar declaraciones. (0:37)

Fue lo que se escuchó como reclamo ante el modo en el que Jonathan Rodríguez fue sacado del aeropuerto, luego de no poder detenerse a saludar a los fans que se dieron cita.

La llegada de Jonathan Rodríguez provocó un gran caos en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, pues ante la falta de organización por parte del club algunas personas terminaron molestas, al grado de señalar que el delantero uruguayo no era la estrella argentina Leo Messi para ser sacado del lugar escoltado y corriendo de todos los presentes.

Jonathan fue rodeado por dos elementos de seguridad del equipo emplumado, mientras que dos personas más despejaban el camino para que el nuevo refuerzo del América saliera rápido de la terminal 2 y no diera declaraciones.

Algunos aficionados llegaron minutos antes de las 23:00 para intentar acercarse a “Cabecita” Rodríguez, quien se vio rodeado por aficionados y medios de comunicación. Además, el departamento de prensa del club no pudo organizar una salida tranquila del delantero sudamericano de 28 años, quien llega procedente del Al Nassr.

“No es para tanto. No sean payasos. Ni que fuera Messi”, fue lo que se escuchó como reclamo ante el modo en el que el futbolista fue sacado del lugar, pues este no pudo moverse, ni detenerse ante la decena de aficionados azulcrema que esperaron durante casi dos horas al nuevo refuerzo del equipo para el Apertura 2022.

Jonathan realizará las pruebas físicas en las instalaciones del club y será este mismo miércoles cuando pueda tener su primer acercamiento con la plantilla de su nuevo equipo en su regreso a la Liga MX.

La primera etapa del uruguayo de 28 años de edad en México fue entre julio del 2016 y diciembre del 2021, tiempo en el que defendió las playeras de Santos y Cruz Azul, equipos con los que fue campeón de la Liga MX. En ambos clubes sumó 87 goles, 37 con los Guerreros y 50 con la Máquina.