Los errores de Rafa Márquez como directivo del Atlas

Con la llegada de Grupo Orlegi a la conducción de Atlas, el presidente deportivo Rafael Márquez decidió hacerse a un lado de la organización “para seguir preparándome”, según manifestó en sus redes sociales al justificar su salida del cargo.

La realidad es que su gestión al frente de los Rojinegros bajo la tutela de Grupo Salinas no pasará a la historia ni será recordada como la más exitosa con Márquez al frente y a continuación ESPN Digital te explica en cinco puntos el porqué.

Falta de preparación para el cargo

Ser figura dentro del campo no necesariamente es significado de que lo sería detrás del escritorio. Su transición entre el pantalón corto y el pantalón largo fue demasiado corta. Tuvo que gestionar con jugadores que fueron sus compañeros de vestidor.

Malas decisiones para cuerpo técnico

Arrancó su gestión como directivo con el proyecto de Gerardo Espinoza, al cual respaldó después de un buen cierre. Después tuvo que dar dos golpes de timón y uno de ellos fue con Guillermo Hoyos, quien nunca le encontró la forma al trabajo con Atlas. A Leandro Cufré ya no lo eligió Márquez.

Eligió mal a los refuerzos

En la búsqueda de futbolistas de calidad y a la altura de las necesidades del club, tuvo crasos errores. El principal fue el fichaje del argentino Nicolás Pareja, a quien importó desde el futbol español y apenas completó 242 minutos entre Liga y Copa. Se pasó mucho tiempo lesionado.

No incorporó personas de su confianza para asesorarlo

Lejos de sumar personal de su confianza tanto al área deportiva como en lo administrativo, no incorporó a nadie que pudiera asesorarlo en la toma de decisiones. Alguien que pudiera apoyarlo a sopesar pros y contras en cada decisión, con experiencia en la gestión deportiva y prefirió asumir por cuenta propia cada decisión.

Aceptó las reducciones de presupuesto para gestionar al equipo

En dos ocasiones la directiva le recortó el presupuesto para poder hacer fichajes y aceptó los intempestivos cambios de la directiva. Con base en ello, Atlas pagó caro y eligió con lo que pudo y lo que tuvo para terminar peleando de nueva cuenta en los últimos lugares de la tabla de cocientes.