Gerardo Alcoba, ex de Pumas: "En México no era feliz"

Imago 7

ARGENTINA -- Gerardo Alcoba, exjugador de Pumas y campéon con Santos en el Clausura 2018, señaló que en su paso por México la pasó mal, pues no disfrutó el tiempo que estuvo en territorio nacional debido a que era mucha la presión que generan los clubes aztecas.

El defensor, que ahora milita con Tigre, equipo argentino que jugará la siguiente temporada en la Segunda División, aseguró que fue hasta este momento cuando recordó el amor que le tiene al futbol.

"Viví muchísimos momentos de infelicidad. A veces las presiones o el estar lejos también te generan infelicidad. En México jugaba, pero no era feliz. La obligación de lograr objetivos deportivos y económicos te lleva a una presión que tienes que aguantarte (bancártela). Es la posibilidad que nos da el futbol a nosotros, los que venimos de muy abajo. Pero después te pone en un lugar que dices: ahora elijo dónde estar. Y por eso Tigre me pone bien. No sólo por los triunfos, porque al principio la vivimos complicada. De 10 futbolistas, nueve no la pasan bien", confesó Alcoba en entrevista con el diario El Tiempo de Argentina.

El zaguero de 34 años afirmó que el futbol es de las profesiones que dañan su cuerpo por un beneficio económico y que muchos no se preocupan por el futuro.

"Jugamos muchas veces con lesiones, dolores y presiones. Tenemos exámenes semanales que te llevan de ser un héroe a liquidarte. Tienes 34 años, pero desde lo físico parece que tienes 70. Nosotros lastimamos nuestro cuerpo para poder desarrollar una actividad profesional. Eso genera un montón de desgaste físico y mental. Tiene un premio, que es económico: en poco tiempo, se gana bien", dijo.

"Nosotros corremos una carrera contra el dinero, lamentablemente. La gran mayoría venimos de recursos muy bajos y la enfermedad de poder hacer una diferencia económica en poco tiempo te lleva a un desgaste total. Cuando lo logras, sientes el deber cumplido. Cuando no, terminas tu carrera y dices: 'dejé todo en esto y no obtuve el premio'. Ahí viene la depresión. Súmale que el futbolista es futbolista. Son pocos los que se preparan para el después. Los futbolistas somos inservibles para todo lo demás. Se deprimen jugadores que han logrado todo, como Andrés Iniesta, imagínate qué nos queda a los mortales y a los luchadores", apuntó.