Memo Ochoa no se quiso perder el recibimiento de su vida

Guillermo Ochoa nunca imaginó un recibimiento como el que le dieron los aficionados azulcremas en su regreso a Ciudad de México para enfilarse con el América. El guardameta aseguró que nunca dudó en salir por la puerta principal del Aeropuerto Internacional de Ciudad de México, pese al riesgo de seguridad que había debido a la cantidad de seguidores que se dieron cita para verlo.

En entrevista con ESPN, ‘Paco Memo’ expuso que antes de regresar a territorio nacional, no pasó por su cabeza el festejo que se llevó a cabo en la terminal aeroportuaria.

“Algún día no. Nunca lo pensé o imaginé. Pero sí me emocioné. Sobre todo, cuando llegué a la zona de equipaje que empecé a escuchar los tambores. Se me puso la piel chinita. La gente dejó de trabajar por ir a recibirme. Me dijeron que me sacaban por atrás por el tema de seguridad que se podía complicar y les dije que no, vamos por ahí, que lo iba a vivir una vez en mi vida y lo iba a disfrutar”, narró el arquero.

De igual forma, Ochoa confesó que hubo interés del Napoli por ficharlo, además de otras ofertas que recibió de clubes en Europa, pero que el Standard Lieja no lo dejó salir, pese a que Carlo Ancelotti, técnico del conjunto italiano, mostró el interés de dirigirlo.

“Opciones tenía. Había algunas de Italia, de España, Grecia, en Bélgica me ofrecieron estar tres años más con el Standard. Cuando se fue (Marchesín), dije, me queda un mes, ya tengo el pasaporte, qué opciones tengo. Cuando se dio la oportunidad del Nápoles, Ancelotti me quería y se tuvieron reuniones con el dueño. Al final no estuvo en mis manos, el Standard no quiso. Yo insistí y peleé. Lo di futbolísticamente todo y me quedo tranquilo”, reconoció el veterano guardameta de 34 años.