¿Tiene futuro una 'superliga' de la MLS y la Liga MX?

play
Malas noticias para Cruz Azul... está en otra Final (1:38)

Álvaro Morales analiza cómo llega La Máquina a la Final de la Leagues Cup, ante Tigres. (1:38)

CIUDAD DE MÉXICO -- Enrique Bonilla no es un hombre conocido por ser imprudente. El presidente de la Liga MX se siente más cómodo en el proceso diario de toma de decisiones de la primera división del fútbol mexicano, en vez de generar titulares para llamar la atención.

Sin embargo, a la hora de hablar sobre la alianza entre la Liga MX y la MLS, Bonilla es sumamente franco: el ejecutivo se mantiene firme en su creencia de que esta sociedad repercutirá de forma sustancial dentro del panorama del fútbol de clubes en América del Norte.

"Un gran éxito para el deporte en los Estados Unidos y un gran éxito para el fútbol en México", es la opinión de Bonilla con respecto a lo que esta sociedad representará con miras al futuro.

Algunos podrían decir que esta declaración es un mero pote de humo por parte de un presidente de liga que busca llamar la atención; aunque vale la pena dar un paso atrás y considerar lo importante de sus palabras, especialmente considerando que provienen de un Bonilla conocido por su suma cautela.

La relación entre la MLS y la Liga MX se ha intensificado de forma vasta después de que se anunciara en marzo de 2018 la asociación estratégica entre ambas, más intensa que la vista en el torneo de SuperLiga de verano, escenificado entre 2007 y 2010. Hasta ahora, la sociedad ha dado pie al surgimiento de la Copa de Campeones, un partido entre el campeón de la MLS y el Campeón de Campeones de la Liga MX y la posibilidad de un Juego de Estrellas de ambos circuitos, a celebrarse en un futuro próximo.

En mayo pasado, se desveló el resultado de la siguiente etapa de dicha sociedad, con la edición inaugural de la Leagues Cup, disputada por cuatro equipos de ambas ligas y que culminará con la final entre Cruz Azul y Tigres (miércoles, 10:30 p.m. hora del Este por ESPN2 en EE.UU.).

La receptividad a este torneo ha sido poco entusiasta; particularmente, después que los equipos de la MLS no colocaran en las canchas a sus mejores planteles debido a conflictos con sus respectivos calendarios; no obstante, el futuro de esta asociación se verá mucho más allá de la final de este miércoles en Las Vegas.

El "sueño definitivo" es, según lo expresado por el comisionado de la MLS Don Garber a ESPN el mes pasado, "una liga conformada por una combinación de ambos, en cierta forma". Y nadie parece desestimar esta idea radical. La oportunidad e impulso para intentar esfuerzos de colaboración después de que Estados Unidos, México y Canadá obtuvieran la sede conjunta del Mundial 2026 comienzan a sentirse con fuerza.

De hecho, después de escuchar las opiniones de dueños de equipos, gerentes generales, jugadores y todas las partes involucradas en las negociaciones entre la Liga MX y la MLS, sorprende la voluntad para intensificar la sociedad entre ambos.

El béisbol MLB con su calendario interligas inspira a la MLS, Liga MX

"Todo es posible en este mundo", comentó recientemente Bonilla a ESPN FC en la sede de la Liga MX en Toluca cuando se le preguntó con respecto a los planes de una liga conjunta.

Primero que todo, vale la pena advertir que en estos momentos no hay nadie sentado en una oscura oficina en Nueva York o Toluca definiendo planes tentativos para una liga conformada por 50 equipos de primera división (30 de la MLS y 20 de la Liga MX). Pero eso no significa que el concepto de una liga "combinada de cierta forma" no esté guiando a la alianza en sus intenciones.

Una idea inicial que está cobrando auge, según las fuentes consultadas por ESPN FC, es la celebración de alguna especie de partidos interligas, similar a lo que actualmente se ve en el Béisbol de Grandes Ligas.

De hecho, ya ha surgido la interrogante si los equipos de la Liga MX y la MLS pudieran enfrentarse en el futuro en sus temporadas regulares, tal como lo hacen las franquicias del béisbol en las Ligas Nacional y Americana. En las Mayores, los equipos de ambas ligas no se enfrentaban en cotejos de temporada regular hasta 1997, aproximadamente 90 años después que se sugiriera la idea por primera vez. Previamente, los equipos de ambas Ligas sólo se enfrentaban en la Serie Mundial o partidos de exhibición.

Los partidos interligas con puntos de verdad en juego garantizarían la escenificación de encuentros competitivos que realmente importen a la afición y jugadores. Parece ser un salto importante y faltaría mucho tiempo antes de que se consolide como una visión totalmente definida y formada; aunque si un torneo de Leagues Cup, con 16 equipos que posteriormente se expandan a 32, lo cual es el objetivo para 2021 o 2022, demuestra su viabilidad logística y éxito económico, transferir el concepto a juegos de las propias ligas no sería un paso gigantesco. Y tampoco implicaría, necesariamente, desechar el concepto de un ganador de la Leagues Cup.

La ventaja de los partidos interligas (en comparación con una liga unificada) es que la estructura y regulaciones de cada circuito (topes salariales, descenso, división de temporada en el caso de la Liga MX, etc.) no tendrían que estar en completa sincronía para que estos encuentros se lleven a cabo.

La Copa de Campeones entre los ganadores de los títulos de ambas ligas, en teoría, crecería en importancia a medida que crezcan las rivalidades entre clubes y ligas, convirtiéndose en una especie de Serie Mundial del fútbol norteamericano. La audiencia televisiva para la edición más reciente del choque entre Atlanta United y Club América alcanzó 1.5 millones de personas, treces veces más que el reciente clásico de "El Tráfico" entre el LAFC y el LA Galaxy.

Sin embargo, mientras la idea de juegos interligas y posiblemente llegar a constituir una liga unificada sigue siendo el Norte de ambos circuitos, el objetivo actual es desarrollar, expandir y mejorar la Leagues Cup con la intención de "probar aguas", según indica una fuente cercana a las negociaciones.

El próximo año, ocho equipos de cada liga clasificarán a esta competición y existe la creencia de que los clubes de la MLS tendrán mayor disposición a poner en la cancha sus onces titulares de gala, una vez tengan tiempo suficiente para prepararse y conocer las características del torneo antes de la pretemporada.

El plan propuesto para una expansión en 2021 o 2022 consiste en que la Leagues Cup estaría conformada por 16 equipos de cada liga, con la idea de disputar partidos como local y visitante, según afirma Bonilla. El presidente de la Liga MX también es firme en su creencia de que se celebrarán partidos en México en un futuro próximo (todos los partidos este año serán celebrados en Estados Unidos), aunque no se ha confirmado aún si eso ocurrirá el próximo año o en 2021.

"Pienso que los equipos de la MLS verán el torneo con otros ojos, una vez que se den cuenta que hemos enviado a los mejores que tenemos en nuestras filas, tendrán que entender que deberán enviar a sus mejores fichas", expresó Bonilla.

La alianza hace sentido

Convertirse en una de las mejores ligas del mundo ha sido, durante largo tiempo, la meta sin reservas de la MLS, mientras que la Liga MX ha existido durante largo tiempo dentro de una burbuja como uno de los circuitos más fuertes en el concierto de la CONCACAF, además de ser uno de los más lucrativos en todas las Américas. El mercado significativo en el cual reside la Liga MX (México cuenta con la decimoquinta economía más grande del mundo) recibe un fuerte impulso por parte del enclave natural de aficionados producto de la migración a Estados Unidos y los dólares que tienen en mano. Aproximadamente, 40 millones de personas de herencia mexicana residen en el vecino del Norte.

El mercado norteamericano tiene una complicación natural, producto de las "cuatro grandes" ligas deportivas profesionales en Estados Unidos (NFL, NBA, MLB y NHL); aunque los cambios demográficos y de hábitos en Estados Unidos muestran que el balompié está empatado como el segundo deporte en audiencia dentro de ese país en el grupo etario entre 18 y 34 años, según un sondeo hecho por la empresa Gallup en 2018.

"Mientras la MLS crece hasta sumar 30 clubes y la Liga MX sigue siendo la liga de mayor audiencia en Estados Unidos, existe mucho potencial para tener una audiencia masiva en un periodo entre 5 y 10 años si (la Liga MX y la MLS) pueden capitalizar el impulso que tendrán con el Mundial de Fútbol 2026", afirma Scott Minto, director del programa de MBA deportivo de la San Diego State University.

En el caso de los dueños de equipo de la MLS, el hecho de que la Liga MX cuenta con los ratings televisivos más altos en Estados Unidos implica un atractivo importantísimo. Un total de 4.8 millones de personas en ese país vieron la final del torneo Clausura 2018 de la Liga MX, entre América y Cruz Azul. Más personas en Estados Unidos sintonizan los partidos de la Liga MX todos los fines de semana en comparación con la Premier League inglesa. Por su parte, la MLS ha mejorado sus ratings, aunque no ha logrado ganar terreno frente a las ligas antes mencionadas.

La Liga MX también cuenta con "súper clubes", como es el caso de las Chivas y el Club América. Las Águilas tienen más seguidores en redes sociales que los Dallas Cowboys de la NFL, mientras que las Chivas superan a todas las franquicias del fútbol americano profesional estadounidense con la excepción de tres equipos. Un Superclásico amistoso disputado a principios de mes convocó a aproximadamente 61,000 aficionados en Chicago.

En lo que respecta a la Leagues Cup, los índices de asistencia en Houston para los cuartos de final y semifinales (20,315 y 22,532 personas, respectivamente) superaron a la convocatoria del Houston Dynamo para cualquier partido de la MLS en la presente temporada. La intención radica en que esta asociación y los partidos celebrados con mayor regularidad hagan que los hinchas de la Liga MX tengan interés y acudan a los encuentros de la MLS y viceversa.

En lo que respecta al otro lado de la sociedad, los dueños de equipos de la Liga MX entienden las ventajas de que su circuito crezca dentro de Estados Unidos, un mercado con mayor poder de consumo que el mexicano. No obstante, el valor de las franquicias de la MLS también despierta atención al sur de la frontera.

El LAFC y el New England Revolution fueron mejor valorados en un informe de la revista Forbes en 2018 que las Chivas, el Club América y el resto de los equipos que conforman la Liga MX. 13 clubes de la MLS hicieron la lista de los 50 equipos más valiosos de las Américas, en comparación con 11 franquicias de la Liga MX. Quizás no suene como una diferencia sustancial, pero el ascenso en la cotización de las franquicias de la MLS ha sido meteórico debido a que cada vez más consorcios de propietarios aspiran formar parte de la liga.

Además, existe la creencia dentro de los círculos de la Liga MX de que puede repercutir en Estados Unidos en grupos que van más allá de la base hispana tradicional y calar dentro de otros grupos demográficos.

"En lo táctico y técnico, (los clubes de la MLS) podrían estar a uno o dos peldaños por debajo (de los clubes mexicanos); pero en lo que respecta a administración, organización, infraestructura y comprensión del deporte como negocio, creo que ellos están mucho más avanzados que nosotros", expresa Ricardo Zayas, director del Instituto Johan Cruyff de Ciudad de México.

Por ejemplo, cuando Bonilla dice que la Liga MX no abrirá oficinas en Estados Unidos, no significa que éste no vea la necesidad de hacerlo; sino que considera que la fortaleza de su asociación con la MLS tiene como consecuencia que eso no sea necesario. No obstante, la Liga MX enviará personal a Estados Unidos para que labore con la MLS y hay el compromiso de iniciar la producción de contenido relativo a la liga en lengua inglesa en un futuro próximo.

La cantidad de obstáculos que se presentan a la hora de considerar la profundización de la relación entre la MLS y la Liga MX parecen ser abrumadores. Estrechar estos nexos de forma "lenta pero firme", como lo reitera Bonilla, tiene sentido y hace que los dueños de equipo muestren voluntad de apoyar la iniciativa.

Un tema importante podría ser la definición de los pactos de derechos televisivos a ambos lados de la frontera, aunque Bonilla insiste en el panorama dentro de México ha cambiado y sigue evolucionando rápidamente. El presidente de la Liga MX tiene la creencia de que un contrato centralizado entre todos los clubes de su circuito ya no es un imposible, a pesar de que actualmente tres clubes de la Liga MX son propiedad de poderosos grupos mediáticos.

Otros obstáculos podrían encontrarse en los calendarios diferentes con los cuales operan ambas ligas, al igual que la aprobación tanto de la FIFA como de la CONCACAF, ya que estos organismos tendrían que dar sus respectivas bendiciones.

Hay que agregar a la lista de dificultades situaciones desastrosas como la del Veracruz en la Liga MX; resistencia tentativa por parte de algunos hinchas de la Liga MX, que perciben a la MLS como inferior a su circuito local; la inestabilidad ocasional dentro de la estructura de propietarios de la Liga MX; recibir el apoyo de las respectivas asociaciones de jugadores; los costos de viajes y otros gastos asociados; el pobre record de la MLS en la cancha cuando se enfrentan a sus pares mexicanos; mantener a los dueños de equipos del lado de esta sociedad y cómo podría compaginarse el juego interligas con el desequilibrio en la cantidad de clubes que conforma cada una de las ligas.

Pero, si bien existen dificultades, no hay obstáculo que ponga freno definitivo al proyecto. Y mientras ese siga siendo el caso, el impulso para expandir la Leagues Cup, la tentativa celebración de juegos interligas e incluso, la creación de una liga unificada, seguirá cobrando auge.