¿El gremio dejará solo al Veracruz?

Getty Images

El huracán que se ha formado alrededor del futbol mexicano amenaza con arrasar la industria del balompié, no sólo en caso de que la plantilla de Veracruz no se presente al partido ante Tigres, sino de que también exista un parteaguas histórico y de solidaridad por parte de sus compañeros del gremio y determinen detener el resto de los partidos de la Jornada 14 del Apertura 2009, escenario que luce muy lejano y complicado que suceda.

Álvaro Ortiz, presidente de la AMFpro, asegura que espera 'solidaridad' del gremio, a pesar de que no es una huelga, sin embargo difícilmente sucederá en los clubes, debido a que muchos no tienen problemas de cobro en sus percepciones, pero hay otro factor que pone contra las cuerdas a las plantillas, que es la existencia de reglamentos internos que los dueños aplicarían, en caso de solidarizarse con los veracruzanos, si mantienen la postura de no presentarse a trabajar en sus respectivas escuadras.

Sé que existe mucha molestia en los dueños debido a que la Liga BBVA MX, por medio del presidente, Enrique Bonilla, agotó las instancias legales, al ir en tres ocasiones al puerto para solicitar el ingreso de las respectivas demandas de pago ante la Comisión de Resolución y Controversias, encabezada por Víctor Garza, por lo que aunque Ortíz expresó que los jugadores no quieren hablar con directivos sino con propietarios de los equipos, la postura de algunos de los mismos es que no los van a escuchar.

La situación se torna más caótica debido a que los futbolistas de las 18 instituciones restantes se encuentran contra la espada y la pared; si deciden parar la Jornada 14 en solidaridad con su gremio, entonces incurrirían en violaciones a los contratos de trabajo que le acarrearía problemas legales y quizá la rescisión de sus conjuntos, situación que no les conviene, ya que varios jugadores cobran cantidades estratosféricas que difícilmente querrán dejar de percibir.

La oportunidad para la AMFpro es clara, como en su momento lo fue la hoy extinta Asociación Mexicana de Árbitros (AMA), que detuvo el futbol. Es quizá uno de los momentos más álgidos para hacer historia y hacer valer sus derechos laborales, que incluyen también temas del Reglamento de Transferencias, mismo que desde hace un año no se ha resuelto y que se encuentra en revisión en la FIFA.

La realidad es que también existe un error en los jugadores veracruzanos, que en algunos casos firmaron dobles contratos y en otros realizaron presuntos convenios verbales que hoy día no pueden sustentar con documentos para presentarse a realizar sus querellas y esperar el pago de sus percepciones, debido a que los oficios registrados en Liga Mx son apenas el 10 por ciento de lo que verdaderamente cobran por fuera. También existe una responsabilidad de la FMF en aceptar a Fidel Kuri, un dueño que arrastra problemas desde hace varias temporadas, mismo que debieron desafectar antes del inicio del campeonato con el objetivo de evitar este vergonzoso sainete que pone nuevamente en el escenario de pena internacional al futbol mexicano.

Está claro que los responsables fueron todos los actores. Hay un choque de ideas sobre lo que debería hacer la FMF a través de la Liga MX, que debe hacer responder a Kuri y la actuación que debería tomar la plantilla del Veracruz, la cual tendrá que hacer valer sus derechos mediante las vías legales correspondientes.

La sangre corre hacia el río y por el bien de todos lo mejor sería que Fidel Kuri, culpable de la situación, resarza este caos, liquide sus débitos y se cierre otro de los capítulos más lamentables de este libro de desaciertos que ha tenido el balompié mexicano en toda su historia.