El otro sueño europeo, el de los canteranos de Chivas en Segunda y Tercera División de España

Tudelano tiene en su plantilla a cuatro futbolistas mexicanos, de los cuales tres son canteranos de Chivas. Cortesía.

MÉXICO -- En julio pasado, Chivas del Guadalajara mandó a algunos canteranos a clubes de divisiones inferiores de España, en busca de que pudieran adquirir un fogueo internacional que redundara en un crecimiento de juego.

Fueron siete jóvenes los que se lanzaron a esta aventura en su momento. Diego Cortés, Ángel López, Luis Olivas y Edson Torres, llegaron para el Tudelano de la Segunda División B del país ibérico, mientras que se incorporaron al Club Deportivo Toledo, de la Tercera División de España y propiedad del empresario mexicano, Jorge Berlanga: Pavel Uriel Pérez, Renato Mendoza y Alejandro Reynoso.

Sin embargo, este último fue enviado a una división inferior de los verdes, mientras que Edson Torres, por parte del equipo de Tudela, en Navarra, regresó a México para enrolarse en el Zacatepec en diciembre pasado, aunque inmediatamente fue sustituido por otro canterano del ‘Rebaño’, Josué Lázaro, quien jugó el año anterior con la propia escuadra ‘cañera’.

Pero, ¿qué ha sido de los jugadores que permanecen allá dese mediados de 2019? Hoy van por sus primeros seis meses de aprendizaje en un futbol que hasta entonces era desconocido para ellos y en el cual han tenido que hacer acopio de todo su carácter para acostumbrarse a vivir solos y sin el cálido arropo de su familia.

ESPN Digital contactó a algunos de ellos para conocer de propia voz cómo ha sido esta experiencia de vida lejos de su familia, de sus amigos y de su terruño.

LÁGRIMAS DE NOSTALGIA

Pavel Uriel Pérez, de 21 años, oriundo de Tala, Jalisco, comparte un departamento pequeño con los otros dos rojiblancos que llegaron con él para enrolarse en el equipo de Toledo, perteneciente a la Tercera División española.

“En México estamos acostumbrados a jugar con futbolistas de nuestra categoría y aquí la Liga permite jugadores desde los 17 años sin límite de edad, de tal forma que tenemos dos compañeros de más de 35 años”.

“Uno, que gracias a Dios tiene esta oportunidad y está joven, le aprende a esos jugadores con mucha trayectoria, incluso, hay uno que ya estuvo en Primera División acá, en Europa”.

Expresó que aquel balompié “es de mucha fuerza y contacto físico. En México se maneja también el juego rudo, pero se maneja poco… El arbitraje aquí deja golpear mucho, permite mucho el contacto, no es como en México”.

Acerca de cómo pasan sus días allá, dijo que luego de los entrenamientos, “con mis compañeros tenemos un baloncito pequeño y nos ponemos a jugar. Uno de ellos tiene un ‘play’ y también jugamos un rato en la tarde”.

“Ya conocemos la mayor parte de la ciudad, es muy tranquila, es muy turística. Es pequeña, es parecida a Guanajuato, hay mucho turista a toda hora y todo el día”.

Al tocar el tema de sus seres queridos, no pudo resistir las lágrimas.

“Mi personalidad ha cambiado mucho; alejarme de la familia es un gran sacrificio y… pues…”, soltó el llanto.

“Es muy duro no estar con mi familia… Gracias a Dios, a diario me comunico con ellos. Tengo más cercanía con mi mamá; me dice que me esfuerce, que estamos separados, pero que le eche ganas”.

“PARA ESTO TRABAJAMOS DURO”

Un sentimiento de tristeza y añoranza también embarga a la familia de Pavel Pérez, arraigada en el Estado de Jalisco.

Su mamá, Norma Isela Hernández, reconoció que su hijo está muy contento por la oportunidad que le brindaron las Chivas: “Es un poco difícil, nunca nos habíamos separado, pero siempre se trabajó duro para esto… Cuando le dijeron que se iba a Europa estaba muy contento, no lo creía”.

Explicó a este portal que siendo Pavel muy pequeño, fue ella misma quien pidió una oportunidad para este en el ‘Rebaño Sagrado’: “Hablé con Diego Martínez; le dije: ‘Dele oportunidad; para usted es un niño más, para mí es mi hijo, y sí llegamos a fuerzas básicas a probarse. Jaime Pajarito fue quien lo eligió para que se quedara”.

“Yo siempre le digo a mi hijo que no se rinda, que para eso nos esforzamos; que sea inteligente, que no piense con el corazón, porque no la va a ‘hacer”.

"VIENEN CON MUCHA HAMBRE"

El técnico del Deportivo Toledo, Manu Calleja, tuvo su particular punto de vista acerca de los dos mexicanos que ‘adoptó’ en su equipo.

“Ellos son unos profesionales y aquí les generamos una serie de hábitos en cuanto a rutinas de entrenamiento y trabajos. Les costó un poco la adaptación y es lógico, porque están fuera de su casa, así que los arropamos. Les ha costado un poquito entrar porque llegaron cuando nosotros ya teníamos al equipo formado, pero ahora están muy bien, porque tienen ganas y mucha hambre”.

Dijo que Pavel Pérez, quien está saliendo de un problema en el hombro, “es más de banda, habilidoso, de calidad, técnico, y a Renato lo hemos colocado debajo de la defensa, como pivote en equilibrio; es un medio de contención y realmente lo hace muy bien. Aparte, ellos tienen una cosa muy importante: la voluntad de aprender”.

“Cuando regresen van a tener una experiencia importante que no es mejor, ni peor que en México, pero que los va a enriquecer como futbolistas, porque además son dos buenos chicos”.

Explicó que ambos elementos tienen aptitudes para mantenerse en Europa: “Pavelcito’, como yo le llamo porque es muy liviano y tiene cara de niño, tiene mucha calidad y te puede jugar en las tres posiciones de ataque. Y Renato, tiene un gran despliegue y eso en Europa es muy importante”.

“HAZ QUE SUCEDA”

Luis Alejandro Olivas, de 19 años, se desempeña con el cuadro de Tudela.

“Estar fuera de casa es difícil, hablo con mis papás por videollamada, pero sí cuesta. El tema de la comida también se extraña muchísimo, pero aquí en Tudela hay un restaurante y a veces vamos a comer ahí”.

Olivas fue dirigido en la filial Sub-20 por Alberto Coyote y por Giancarlo, quienes “me enseñaban que creyera en mí… Un directivo de Chivas (Marcelo Leaño) me dijo: ‘Haz que suceda, cree en ti, tienes todo para lograrlo: nivel y potencial’. Esa frase me ha quedado muy marcada y me ha ayudado día con día”.

El joven futbolista reconoció que en su paso por el Tudelano, “he aprendido a ser más ordenado tácticamente; creo que era algo que me faltaba y poco a poco estoy puliendo las desventajas que podría tener”.

“Creo que ahora soy un jugador más completo, tanto física como mentalmente, a la hora de tomar decisiones en la cancha y creo que estoy preparado para lo que se pueda venir”.

IMPONDERABLES E INCERTIDUMBRE

Su compañero de equipo, Ángel López, quien con 23 años se desempeña como medio o extremo, afirmó: “Lo que más me ha costado es el clima, porque acá hace mucho frío y viento; a veces entrenamos con grados bajo cero y es difícil, se te congelan los pies…”.

Nacido en Tepic, Nayarit, también ha jugado en el Atlético Zacatepec: “Extraño el picante, a mi familia, a mi novia... Estar en otro país es más complicado”.

Sin embargo, sostuvo: “Desde que llegué acá me sentí muy bien, el entrenador nos fue dando la confianza. Acá el juego es más aguerrido y me llama la atención que Tudelano es de los equipos que mejor se refuerzan, tiene jugadores que han estado en Segunda y Primera División. Acá se cuidan muy bien las canchas, se busca que estén aptas para jugar futbol, y buscan que uno como jugador se sienta bien".

Dijo que en la actualidad están viviendo momentos de desconcierto porque cambiaron de entrenador y este miércoles les presentarán a quien sustituye al anterior.

“No sabemos qué haya pasado, no tenemos muy claro quién vaya a venir”, afirmó.

Cabe señalar que aquel equipo está en trámites de volverse una sociedad anónima, lo que también derivaría en algunos cambios a nivel directivo.

Según lo planeado, a los estos juveniles rojiblancos aún les restan cinco meses lejos de su patria, ya que su contrato es por toda la temporada.