Se buscará misa en el Estadio Jalisco en memoria de Ignacio Trelles

Ignacio Trelles Imago7

El técnico Rubén Maturano, amigo y alumno de Ignacio Trelles, comentó que, luego de que concluya la pandemia de coronavirus, buscará a préstamo una parte del Estadio Jalisco para que se lleve al cabo una misa en memoria de quien considera “un entrenador adelantado a su tiempo”.

En entrevista para ESPN desde Guadalajara, Rubén Maturano dijo que “espera que el padre Chayo, quien siempre hace las misas en el Jalisco y era muy amigo de don Nacho, la oficie ", así como" abrir las puertas del inmueble para que la gente de Jalisco, porque él era de Jalisco, de El Santuario, pueda estar presente”.

Por otro lado, afirmó que don Ignacio Trelles “fue un entrenador adelantado al tiempo del futbol en los años 60. Fue el primero que hizo una formación que no se usaba (cinco en el fondo)”.

Agregó que “dos años antes del Mundial del 66 en Inglaterra, México había sido goleado por el país anfitrión, que tenía a jugadorazos como Bobby Moore, Bobby Charlton", sin embargo ideó la forma de que no se repitiera el escandaloso marcador.

"En el Mundial nos volvió a tocar y el maestro Trelles me dijo que no se lo volverían a hacer y puso una formación con cinco defensas y esperó al rival para atacarlo al contragolpe. Perdimos 2 a 0 nada más, porque Inglaterra era un trabuco y quedó campeón del mundo”, reveló.

¿De dónde aprendió Ignacio Trelles?

Maturano afirma que la gente del futbol mundial de aquel tiempo, “entre ellos un entrenador italiano, decía que IgnacioTrelles era un revolucionario"; pero, ¿de dónde aprendió tanto?

"Él era amigo de Lester Lane, el entrenador que nos dio en los Juegos Olímpicos de México 68 el quinto lugar en basquetbol. En los entrenamientos hacían bloqueos, pantallas, movimientos con balón y sin balón y todo eso que aprendía del basquetbol lo ideaba y lo llevaba al cambo en la cancha de futbol”. "Hoy, hay muchos que se ponen medallas y dicen que ellos lo inventaron, pero esto lo inventó don Nacho en 1966”, agregó.

Triste por el deceso de Ignacio Trelles, cuenta que el lunes platicó con él por teléfono.

“Me invitó a ver un juego para que lo desglosáramos; le dije: ‘jefe, estoy en Guadalajara’. Me mantenía en contacto con Lety y con Maru (sus hijas). De la cabeza él estaba muy bien, solo que su corazón se cansó y se paró”, apuntó.

Maturano no vendrá a la capital, a petición de la familia que desea una velación y cremación del finado con poca gente.