Como el título 12 de Chivas rompió las relaciones al interior del equipo

play
Edwin Hernández: "Si yo llegará a ser técnico me gustaría ser como Matías Almeyda" (2:09)

El 'Aris' destacó la buena relación que tenía con los jugadores y cómo nunca se pasó de la raya. (2:09)

Este jueves 28, Chivas recuerda la más reciente obtención de un título de Liga MX, el cual consiguieron de la mano de Matías Almeyda como director técnico, estratega que en su paso por Chivas se encumbró como el entrenador extranjero con mayor cantidad de títulos en 114 años de historia del club.

En charla con ESPN, el lateral izquierdo de ese equipo Edwin ‘Aris’ Hernández, reconoce que a partir de la obtención del título número 12 con Chivas, las relaciones internas no fueron las mejores.

Recuerdos de ese título aún los tiene vigentes y muy frescos en la memoria Edwin ‘Aris’ Hernández, lateral izquierdo que llegó a Chivas procedente del León con una cantidad importante de títulos, y que con el Rebaño sumó tres medallas más a sus vitrinas personales.

El punto más alto se tocó en la obtención de ese título. A partir de ahí las relaciones entre directiva, cuerpo técnico y equipo se rompieron. Un año después, Chivas consiguió la Liga de Campeones de la CONCACAF, y de inmediato Almeyda se fue del club.

“Cuando el entrenador solo se dedica a ser entrenador y se tiene que hacer todo lo que él dice, entonces no hay éxito. No sé si estés viendo la serie de Michael Jordan (The Last Dance), el entrenador de ellos (Phil Jackson) sabía cómo se manejaba con cada uno de los jugadores y los conocía tanto que veía más el lado humano para que los jugadores pudieran rendir más al cien por ciento dentro de la cancha, y no primero viendo al jugador y después el lado humano”, señaló Hernández, comparando las dos situaciones planteadas.

Al mismo tiempo en que el equipo lograba el éxito deportivo, tras bambalinas las relaciones se fragmentaban: deudas económicas entre el equipo y la directiva, falta de refuerzos y muchas otras situaciones salieron a la luz.

“También existía el celo de un directivo para que se pudiera cambiar algo. No solo pasó acá, ¿no?”, recordó haciendo alusión a José Luis Higuera.

“Para mí, Matías fue la pieza más importante para lograr todo esto, hizo que creyéramos en nosotros mismos, que podíamos y esa fue la clave para lograr todo lo que logramos. Todo valió la pena porque pudimos alcanzar la gloria y fuimos leyenda, al final de todo creemos que valió la pena todo lo que se esforzó el grupo para lograrlo”, agregó el futbolista que apenas regresó de su aventura por el Salamanca de España.

-¿Chivas pudo lograr más títulos si Matías se hubiera quedado?

“Claro que se pudo lograr mucho más. Será difícil saberlo, pero después del título mucha gente sigue opinando que no clasificamos a los siguientes dos torneos, pero yo creo que es muy fácil hablar desde afuera sin saber: se hubieran logrado más títulos, pero el técnico tenía que priorizar cuando había poca materia prima. Nosotros teníamos que disputar la Liga y también la CONCACAF con un plantel de 25 jugadores, pero lleno de muchos jóvenes.

“Como entrenador, es necesario priorizar, sin embargo a este equipo no llegaron refuerzos, estábamos los mismos. Llegó un momento en que decidimos pelear la CONCACAF. Después, estoy seguro que pudimos hacer un gran Mundial de Clubes, pudimos hacer una historia diferente. Yo sí creo que pudimos ganarle al Real Madrid, estaba segurísimo, teníamos ese sueño de hacer historia en el plano internacional, y no la vergüenza de papel que hicimos”, puntualizó sobre lo vivido después de aquel título en la que Chivas venció a Tigres.

Pese a que es difícil vaticinar lo que Chivas pudo conseguir si Almeyda hubiera permanecido en el banquillo rojiblanco, la realidad es que el argentino hoy representa un ejemplo para el zurdo.

“Si la vida me llega a brindar la oportunidad de ser director técnico, o si yo quisiera serlo, yo quisiera ser como Matías, me gustaría ser como él. Para mí nunca cruzó ninguna raya, porque cuando había que entrenar, él fungía como entrenador, y cuando debía ser amigo se comportaba como tal. Lo estimo mucho y si existió ese celo por la conexión que surgió, el se la ganó”, reconoció.