Gabriel Caballero siente que Bravos pelea contra el arbitraje

play
Gabriel Caballero confirma que Marco Fabián es opción y está cerca de FC Juárez (1:32)

El entrenador de los Bravos aún ve llegando al equipo más refuerzos para la presente campaña. (1:32)

Caballero supone que este inicio de torneo ya ha tenido que batallar con varias decisiones perniciosas

Tras la tempestad provocada por el arbitraje de Óscar Macías en el duelo de Pumas-Bravos, Gabriel Caballero, el técnico del equipo fronterizo, sintió el deseo de desahogarse por las decisiones en su contra.

El silbante dio por bueno un chapuzón de Carlos González que marcó como penal a favor de Pumas sin revisar el VAR y cerca del final otro que alcanzó a corregir luego de ir al monitor.

Caballero supone que este inicio de torneo ya ha tenido que batallar con varias decisiones perniciosas.

“El arbitraje... lamentablemente desde el primer partido nos ha perjudicado, en el gol del San Luis no les cobraron una mano... parece que tenemos que pagar derecho de piso, incluido el VAR; el penal ante Pumas que nos señalan es fatal y en el segundo gracias a Dios fue a ver la repetición. Tenemos que jugar contra el rival y contra el árbitro, parece que están en nuestra contra, desesperan a los jugadores, desesperan al cuerpo técnico y no nos queda mas que mantener la cabeza fría”.

Ante tales circunstancias, Gabriel Caballero activó el trabajo mental en su equipo y gracias a ello reconoce, pudieron salir con el empate del campo de los Pumas, “en CU fue una muestra que el equipo no se desordena, mantiene una forma y es disciplinado a pesar de las peores adversidades, ya nos hemos tenido que comer varias con los árbitros pero tratamos de dejar eso de lado”.

Para Caballero, decisiones del arbitraje tan complejas como las de Óscar Macías, trastocan de manera drástica sus planes. El problema cuenta, es que no cuadra el verso de los silbantes con sus acciones en la cancha, a pesar de que ha hablado varías veces con el presidente de la Comisión de arbitraje, Arturo Brizio.

“Hablo con Brizio, no debería decirlo pero sí, charlo con él, eso no importa, la cuestión es que nos dan una explicación de las nuevas reglas y esas reglas justo con nosotros, no pasan. No puedo quejarme del VAR porque no tengo a nadie ahí cerca, pero con presión en la cancha les pregunto a los árbitros si están revisando las jugadas y me dicen que sí, pero resulta que no es cierto. A veces es incomprensible por qué analizan unas jugadas y otras no”.