Federico Viñas y Jonathan Rodríguez, de cuna humilde en Uruguay a ídolos en América y Cruz Azul

play
Paco Jémez reveló la curiosa rivalidad entre 'Chacos' en su paso por Cruz Azul (0:55)

El timonel español afirmó que Christian y Santi mantuvieron un duelo particular en los entrenamientos. (0:55)

Ambos delanteros uruguayos se han encumbrado como referentes de sus equipos y mantienen en mente su lugar de origen

Casabó está a 94 kilómetros de Piedra Alta en Uruguay, pero en el Estadio Azteca esa distancia se reducirá a 105 metros, espacio máximo que habrá entre Federico Viñas y Jonathan Rodríguez, originarios de dichos lugares, y goleadores clave en el clásico entre América y Cruz Azul.

La topofilia es el amor por un lugar y es algo de lo que padecen los dos delanteros uruguayos, triunfando en México y mirando continuamente a su barrio.

Lejos del glamour de América, Federico Viñas se crió en Casabó, Uruguay, un sitio que está a pocos kilómetros de la capital, Montevideo. El muchacho de 22 años había abandonado el futbol y en el Guard1anes 2020 tiene una marca de un gol cada tres disparos a portería.

Viñas fue repartidor, carnicero y jugador del Club Juventud de las Piedras, un modesto equipo de Uruguay que cedió a préstamo al fornido delantero al América en 2019 y cerró el trato con la venta en el 2020. El viaje de Uruguay a México fue el primero en avión del atacante que ahora lidera al conjunto de Miguel Herrera.

"El viaje a México fue el primero de Federico Viñas en avión, pero se adaptó al equipo y ganó la confianza de sus compañeros", afirmó Daniel Gutiérrez, representante del futbolista.

En el otro lado está Jonathan Rodríguez. Un delantero de 27 años que nació en Piedra Alta, uno de los departamentos de Florida, Uruguay. El atacante siempre tiene presente su tierra de orígen, desde el tatuaje del Peñarol que tiene en una de sus piernas hasta en las dos mil despensas que donó a su barrio, hace unas semanas, para ayudar a los que salieron afectados económicamente por la pandemia del coronavirus.

El 'Cabecita' Rodríguez salió de Uruguay a los 21 años rumbo a Portugal y España, sin mucha fortuna. Santos lo trajo a México y Cruz Azul lo contrató en la época de Pedro Caixinha; con la 'Máquina Celeste' se convirtió en goleador y en el delantero más peligroso de los ahora dirigidos por Robert Dante Siboldi.

Casabó y Piedra Alta, Uruguay, tendrán una sucursal en el Estadio Azteca, al menos por 90 minutos, en lo que los representantes de cada comunidad se enfrentan en el clásico entre América y Cruz Azul.