"Lo que él hacía no era propio de un crío", Jémez sobre Santi Giménez

El técnico español asegura que el 'Chaquito' le llamó la atención porque hacía cosas que no eran propias de un chico tan joven, pues además de reunir madurez y disciplina, “tenía condiciones técnicas impresionantes”

El español Paco Jémez debutó a Santiago Giménez en un juego de Copa MX ante los Tigres, el cual se disputó el 2 de agosto de 2017, pero no volvió a tener actividad con el primer equipo, sino hasta dos años después, tras ser registrado con la plantilla estelar de Cruz Azul en 2018.

Jémez aún tiene fresco en la memoria cómo es que se fijó en el hijo del ‘Chaco’ Giménez y decidió tenerlo en cuenta para los entrenamientos del primer equipo, además de darle la primera oportunidad en Cruz Azul.

El estratega español recordó que 'Santi' era muy chico cuando le empezó a dar seguimiento, ya que venía destacándose como goleador en la filial cementera Sub-20.

Sin embargo, ya le llamaba la atención porque hacía cosas que no eran propias de un chico tan joven, pues además de reunir madurez y disciplina, “tenía unas condiciones técnicas impresionantes”, acotó.

“Era un chico muy joven, pero ya se le veía con una planta espectacular, con unos movimientos impropios de su edad. Yo recuerdo que le vi un partido con nuestro segundo equipo y el primer paso, yo se lo comenté a su padre; fue subirlo a entrenar con nosotros para que fuese jugando y rindiendo como un jugador profesional. Yo sabía que en ese momento tenía que aprender mucho más rápido y la única manera de aprender era estando con jugadores profesionales y de gran calidad”.

Expresó Paco Jémez que “a pesar de ser un niño, porque era prácticamente un crío, era una persona responsable y trabajadora, una persona dispuesta a aprender y a ayudar.

Lo que él hacía no era propio de un crío de 15, 16, 17 años, sino de un hombre hecho y derecho que tenía muy claro a dónde quería llegar y que tenía muy claro que tenía que esforzarse y sacrificarse”.

Dijo que le llamó mucho la atención de Giménez, “su madurez personal, más allá de su condición física o futbolística”.

Asimismo, sostuvo que ‘Santi’ Giménez aprendía rápido y se fijaba en todo, ya que “tuvo un gran ejemplo en su padre, en todos los aspectos, y para nosotros fue un orgullo y un honor tenerlo en nuestra plantilla y trabajar con él”.

Estableció: “Nos dimos cuenta rápidamente de su progresión. Su aprendizaje iba mucho más rápido de lo que todos podíamos esperar y eso, poquito a poco, ha ido generando la posibilidad de que ahora esté convocado con la Selección Nacional, lo que llena de satisfacción no sólo a él, sino a toda la familia y a todos los que lo conocimos y trabajamos con él”.

De hecho, manifestó Paco Jémez que al trabajar con Santiago Giménez, de inmediato se percató que venía de una familia “con una educación muy clara, con unos valores muy claros, y eso a él le ha ayudado muchísimo”.

No obstante, reconoció que Santiago Giménez también tenía mucho que mejorar, “y por eso creímos conveniente subirlo al primer equipo. Sólo viendo al resto cómo se movían, cómo se desmarcaban, como definían y demás, pues sabíamos que iba a aprender”.

Paco Jémez relató que “cuando terminaba el entrenamiento, si había un compañero que se quedaba, él siempre estaba ahí, siempre miraba, siempre te pedía alguna cosita más para él poder mejorar”.

Expresó que “también le planteábamos trabajo y tareas para mejorar su faceta, ya que era un futbolista que podía jugar muy bien y hacer muchos goles. Entonces, lo que se buscaba era que potenciara todas esas virtudes que él ya tenía".

"Por eso te digo que me alegro muchísimo de ese llamado a la selección, porque creo que es la recompensa al fruto de la ilusión, del trabajo, del esfuerzo de un chico que cuando nosotros estuvimos en Cruz Azul, de verdad que era muy joven".