Andrés Lillini opta por el silencio para evitar una multa ante polémico penal

play
Lillini, con una percepción de 'desigualdad' luego del penal que sentenció a Pumas (2:46)

Las palabras del estratega universitario luego de ser cuestionado sobre su percepción en la sanción del polémico penal. (2:46)

El técnico de Pumas prefirió no ahondar en la jugada de último minuto de la derrota ante Cruz Azul en CU

Andrés Lillini, director técnico de Pumas, prefirió no entrar en polémica sobre el arbitraje de César Arturo Ramos y el VAR, luego que le marcaran un penal a su equipo en los minutos finales del juego de esta noche ante Cruz Azul, ya que evitó que le pusieran un castigo por criticar a los silbantes.

“No creo, como tantos periodistas, que haya sido penal, pero no puedo hablar porque me multan”, dijo Lillini con un semblante duro en conferencia de prensa tras la derrota que los dejó, de momento, en el lugar 14 de la tabla general con ocho puntos.

Sin embargo, por un momento aceptó que sintió una “desigualdad” y que son situaciones como las de esta noche las que lo ponen a pensar sobre su papel como técnico de un equipo de primera división, ya que toda su carrera la había hecho como formador de jóvenes en fuerzas básicas.

"Es una percepción de desigualdad. Del punto de vista profesional, en mi persona, tengo que evaluar si estoy o no para estas cosas. Estas situaciones me sacan mucho porque vengo con el grupo y cuando le hacen daño, en un partido en el que pudimos ganarlo con nuestros recursos, es frustrante. El que me siento acá soy yo, no otro, y la cara la pongo yo por los 24 jugadores que tienen una amargura”, sostuvo el argentino.

Incluso, compartió que fue uno de los mejores desempeños de su equipo y que fue “frustrante” perder con una jugada de último momento y reconoció que la falta de gol les mermó en el desarrollo del juego, ya que pudieron ponerse al frente en más de una ocasión.

“Muy triste. Hicimos un partido bueno desde lo estratégico. Me enfrenté al mejor plantel, para mí, que hoy lo contrarrestamos. Llegamos hasta tres cuartos y nos falla el punch final. Espero lograrlo, entrenándolo y acertando como esta noche".

“Esto es de goles, no de merecimientos, no de excusas, pero tenemos que mejorar. En cinco días volvemos a jugar. Me tengo que acostumbrar si quiero estar acá. Por eso la situación de incomodidad de hacer algo bueno y perderlo en cinco segundos”, dijo el estratega auriazul.