Ormeño no debe esperar a México

Honestamente no creo que México le pueda ofrecer mucho más al delantero del Puebla que el seleccionado peruano

En Perú dan por un hecho que Santiago Ormeño está en la pr lista de Ricardo Gareca para la Copa América de este verano y lo mejor que podría hacer el delantero del Puebla es tomar la primera llamada que se le presente que, en este caso, parece no será la de la Selección Mexicana.

No hay ninguna razón para que se espere a que el 'Tata' Martino se decida, si es que un día lo va a hacer, y tampoco se pierde de mucho si toma en cuanto pueda a Perú, porque en aquella parte del continente hay más calidad, rivales de otra categoría y, por orden natural, mayor proyección para los jugadores a nivel de selección.

¿O alguien piensa que la Liga de Naciones de CONCACAF y la Copa Oro se equiparan a las eliminatorias de CONMEBOL y la Copa América? Obviamente no, por eso la mejor oportunidad está al sur de Panamá, porque allá probará un nivel que el Tri sencillamente no le puede ofrecer y que Perú tiene a su alcance de manera permanente.

De alguna forma, la decisión se asemeja a la de jugar en la Liga Mx o emigrar a un club de categoría intermedia para hacerse de un nombre en Europa. Pensemos en el Porto, que no tiene el músculo del Real Madrid, pero igual compite en Champions y sus jugadores gozan de experiencias competitivas que nada tienen que ver con las de los que deciden quedarse, ahí está el ejemplo del 'Tecatito' Corona, que se arriesgó y su nivel no ha dejado de crecer.

Lo mismo podría pasar con Ormeño. Perú no será Brasil, pero año tras año está obligado a competir contra equipos de jerarquía mundial y lo hacen muy bien, son los vigentes campeones de su confederación y eso mata cualquier título que se pueda obtener en CONCACAF, en el sentido de qué lo ayudará más a desarrollar sus habilidades, valorar su carta y, al final del día, convertirse en un mejor jugador de futbol.

“Lo que hacemos es que observamos toda la faceta del jugador durante un partido, no vamos por un jugador que lleva cinco o seis goles, también vamos por su participación dentro del juego”, dijo Martino sobre Ormeño en la última concentración, frase que no suena a un apapacho como para, si no lo iba a convocar, por lo menos hacerlo sentir importante.

Esa es una razón más por la que no debería esperar al Tri si en verdad Gareca lo tiene en sus planes, que vaya a Perú a representar los colores de su abuelo (fallecido el año pasado), que con tanto esfuerzo comenzó un linaje que puede encontrar en Santiago la continuación poética del nieto que regresa a casa para, quién sabe, un día hasta hacer un gol al país en el que nació.

Honestamente yo no creo que México le pueda ofrecer mucho más que Perú y, con la forma en la que el técnico ha hablado de él, yo pelearía por una oportunidad en Sudamérica, lleno de motivación para demostrarnos de este lado que uno no sabe lo que tiene, hasta que lo pierde.