Triunfo de Pumas sobre Necaxa fue un "desahogo" para Andrés Lillini

El técnico de los Pumas recordó la escena del festejo del gol del triunfo sobre Necaxa, luego de varias jornadas de las que se iban sin puntos

Andrés Lillini ahora sí sonrió. El técnico de los Pumas, acostumbrado a mostrar un rostro desencajado en las conferencias de prensa, esta vez no pudo disimular su felicidad.

Señaló Lillini que al ir a abrazar con efusividad a su jugador, Juan Pablo Vigón, por el gol que marcó la diferencia en el partido y les dio los tres puntos para seguir aspirando al repechaje, fue un desahogo luego de haber sufrido mucho el cotejo ante Necaxa.

“Fue una expresión, no se de cuantas cosas, pero principalmente de desahogo, de ver que el equipo iba a ganar, de que a veces uno trabaja con muchos deseos de hacer las cosas bien y no siempre se puede. Ese gol fue algo de estar con ellos, me di cuenta cuando ya estaba allí… Llegué a abrazar a los jugadores, fue lo que me salió abrazar a Vigón; no sé si estuvo bien o estuvo mal”.

Sostuvo Andrés Lillini que la victoria “fue un tanque de oxígeno, a un partido muy dificil. El trámite del partido fue difícil. Fue un primer tiempo muy malo, no encontrábamos nunca lo que se había trabajado. Fuimos imprecisos, desordenados para atacar; no tuvimos muchas cosas de las que habíamos entrenado”.

Asimismo, expresó el timonel de los Pumas: “Creo que acerté tácticamente en meter a Leo López y Vigón; ahí, creo empezamos a tener opciones… Necaxa tuvo también sus situaciones de gol, pero bueno, me pasó por la cabeza que lo que tenía que hacer era arriesgar, porque tenía que ganar”.

Expresó Andrés Lillini que las oportunidades que fabricaron los necaxistas, no llegaron a buen puerto, pues afirmó que “tenemos al mejor arquero de la Liga”.

“SON LECCIONES QUE UNO DEBE APRENDER”

Por su parte, Guillermo Vázquez, entrenador del Necaxa, afirmó: “Que quede claro que hoy salimos a ganar, eso lo tenemos bien claro nosotros. Lo intentamos por un lado, por el otro; molesta un poco el resultado porque jugamos bien. La única diferencia fue que no la metimos, así de sencillo”.

Añadió el técnico de los Rayos que "sentía que el equipo estaba llegando, estábamos siendo peligrosos. Hay molestia por no haber conseguido el gol que tanto se buscó. Son lecciones que uno debe aprender, ser más contundentes y también estar más atentos, pues si no se puede ganar, tampoco se debe perder”.

“Ya vendrá la nuestra, y a buscar los tres puntos”, remató el timonel necaxista, cuya escuadra repetirá en casa en la siguiente jornada, recibiendo a Querétaro.