Cabecita, el MVP de la temporada

Cruz Azul disputará su último partido de temporada regular con el liderato en la bolsa y si la situación es así se debe en gran medida a las actuaciones de Jonathan Rodríguez

Soy de la idea de que el jugador más valioso de una temporada se encuentra el 90 por ciento de las veces en el mejor equipo (salvo como cuando Cardozo hizo 22 goles con Toluca, pero América fue líder) y, como nadie va a bajar a Cruz Azul de la cima, el nombramiento debe ser para Jonathan Rodríguez, en una digna, pero no tan apretada final con su compañero, Luis Romo.

¿Qué hace a un jugador más valioso que a los demás? El peso que tiene por sí mismo en el funcionamiento del equipo, pero más importante, en sus resultados, porque no tiene sentido que un mediocampista exquisito genere un mundo si esas jugadas no se traducen en victorias, mientras que el equipo más rudimentario, podría tener a otro mediocampista que, con puros pases en transición, los ponga en lo más alto de la tabla.

En ese sentido, el Cabecita es directamente responsable de cinco de los resultados que tiene Cruz Azul antes de su cierre de hoy, con seis goles que significaron la ventaja definitiva, a los que debemos sumar una asistencia en la victoria 1-0 sobre Mazatlan y el gol contra el América que les dio un empate sobre la hora en el juego más importante del calendario.

Hablamos de hacer la diferencia y Jonathan Rodríguez ha sido justo eso en el sistema de Juan Reynoso, que depende de su solidez defensiva (a la larga más trabajo de bloque) y luego de un finalizador, con la exigencia de resolver con un alto grado de precisión, cuando el volumen ofensivo no es necesariamente el más alto para un equipo que ganó 10 partidos por la mínima diferencia.

Por su puesto que lo de Romo es sumamente destacado, como soporte en la recuperación y pilar en la elaboración, siendo responsable de cinco asistencias y una visión de campo que explican en buena medida el éxito de Cruz Azul, pero por sencillas matemáticas y dejando los gustos de lado, Rodriguez ha tenido mayor injerencia en los resultados que, de nuevo, es lo que más cuenta.

Con esto no pretendo decir que todo cae en los goleadores, porque sería muy simple darle el premio a Alexis Canelo o a Santiago Ormeño, no, el caso es que Cruz Azul ha construido una marca de 40 puntos en la que el desempeño del Cabecita ha sido fundamental por su estilo de juego y cuesta imaginar que alguien más dentro del plantel lo pudiera hacer de la misma forma.

Con todo esto la convocatoria a la Copa América con Uruguay debería estar garantizada y, como el mismo Jonathan Rodríguez lo tendrá en mente, esa es una enorme motivación para cerrar bien el torneo.

Lo más trascendente para Cruz Azul está por venir y, aunque esto es por su puesto un deporte de equipo, van a necesitar que Jonathan Rodríguez mantenga su forma de MVP en la liguilla, que sea el jugador que más pese en el campo cuando las cosas se pongan difíciles, si es que éste año terminará la sequía.