Ana Zavala, la mujer que busca el ascenso como entrenadora de un equipo de varonil en México

Al frente de los Delfines de Abasolo, Ana Zavala está a noventa minutos de conseguir el ascenso a la Liga Premier como directora técnica

El último entrenador que enfrentó Ana Zavala, la abrazó y le comentó: “qué bueno que estés aquí, demuestras que el futbol no tiene género”. Se lo dijo después de que la tribuna trató de intimidar a la primera mujer que es directora técnica en un equipo profesional de hombres en México, los Delfines de Abasolo, y que está a noventa minutos de conseguir el ascenso a la Liga Premier.

“Entiendo el enojo de que provoca que una mujer le esté ganando a su equipo, más por la cultura, porque es algo que no es común, pero después del partido uno sigue con su vida, no pasa nada. Mis jugadores se enojaron, en Volcanes de Colima me gritaban marimacha, le decían cosas a mi mamá, los jugadores se molestaron y les dije que eso iba a pasar, que teníamos que concentrarnos en los partidos y no en el ambiente hostil”, dijo Ana Zavala, entrenadora de los Delfines de Abasolo, a ESPN Digital.

A Ana Zavala, en su propio equipo y en su primer día como directora técnica de un equipo varonil, le dijeron que no podía estar en un vestidor de hombres, ahora todos defienden a la entrenadora que tiene a los Delfines de Abasolo en las semifinales, con la ventaja de 1-0 en el partido de ida y cerca del ascenso.

“Ya están acostumbrados a ver una mujer en el vestidor. Ya no se chivean, hay respeto mío y de ellos, ya lo vemos normal. Al principio fue difícil, por el contexto de que yo era mujer y era un equipo varonil, pero el equipo respondió de buena forma a esto y ahora estamos en semifinales”, cuenta Ana Zavala, que en caso de pasar a la final conseguirá el ascenso a la Liga Premier.

La entrenadora de los Delfines de Abasolo dejó su sueño de ser futbolista profesional con el León y apostó por algo que parecía una quimera. Estudió para ser entrenadora de un equipo profesional y el conjunto que juega a 100 kilómetros de la capital de Guanajuato, le abrió las puertas para que se convirtiera en la primera mujer en estar al frente de un equipo varonil.

“No pensé que teníamos que demostrar algo las mujeres, pero una vez adentro, te das cuenta que puedes abrir la puerta a más niñas que sueñan con ser entrenadores. Esto demuestra que las mujeres no sólo podemos dirigir en la femenil, sino también en la categoría varonil”.