Entre lagrimas, Ángel Mena celebra su revancha deportiva en una final

El delantero ecuatoriano acumulaba malas experiencias en las finales disputadas desde que llegó a México, pero ante el Sounders logró cambiar su historia

Entre lágrimas y gritos de emoción, Ángel Mena se sacudió la presión de haber jugado tres finales previas y no destacar cuando estaba llamado a ser un referente en el campo.

Mena logró dos anotaciones contra el Seattle Sounders y llevó a León a sumar su primer título internacional en la historia al ganar por marcador de 3-2 en un encuentro donde no solo marcó, sino también se entendió de maravilla con sus compañeros y puso contra las cuerdas al rival.

No todo ha sido felicidad para Mena en lo que respecta a duelos pur un título, ya que su primera final en México se dio con Cruz Azul, cuando enfrentó al América y llegó como favorito al ser líder del campeonato. Sin embargo, su presencia en el campo simplemente no resultó notoria y terminó por decepcionar a la afición celeste que esperaba mucho más de él.

Con unn cambio de equipo y bríos renovados, Ángel Mena parecía que cambiaría su historia con León. Su primera final lograda con los esmeralda fue el Clausura 2019 contra Tigres, pero tuvo que salir de cambio apenas al minuto 31. El futbolista sufrió con impotencia, mientras que en el campo sus compañeros sucumbieron frente a los regiomontanos.

En 2020 la historia se repitió. El León llegó a la final del Apertura 2020 y nuevamente Mena dio la nota en el juego de ida en contra de Pumas, ya que apenas a los 10 minutos de haber iniciado el partido rsintió una molestia muscular y tuvo que salir de la cancha con una cara de impotencia por la situación.

La noche de este miércoles para Ángel Mena fue de menos a más. Luego de un primer tiempo en el que no pudo lucir del todo, para la segunda mitad se mostró a lo grande en el campo.

Su primer gol corrió con un poco de suerte, luego de rematar prácticamente en el suelo. El segundo gol lo buscó, fue derribado en el área y marcó el tiro penal que le daba a la vuelta al resultado y en el tercero fue clave al quitarle la pelota al rival y a pesar de fallar frente al portero, el balón quedó a disposición de Emanuel Gigliotti, quien marcó el tanto definitivo.