Ni a quién irle

Mauricio Ymay, opinión ESPN. ESPN

Tanto Chivas como América se están haciendo de futbolistas jóvenes que de inicio no te dan garantías.

Se ha hablado mucho de un posible intercambio entre las Chivas y el América. La oportunidad de que Sebastián Córdova vista la camiseta del Guadalajara y que Uriel Antuna haga lo propio con las Águilas. De inmediato se hace escuchar la indignación del aficionado, ese que siente tanto los colores del equipo. El que piensa que debe estar prohibido este tipo de fichajes.

Para hablar de este tema tenemos que partir de la base que el futbolista en la actualidad ya no siente los colores de la camiseta. Ellos son profesionales como cualquier empleado en otra industria y se deben al equipo que les pague su salario. Por otro lado los clubes, y más estos equipos, están obligados a ganar sin preocuparse por si uno de sus jugadores fue creado en el odiado rival.

Así que para empezar con este debate, que siempre se desata con este tipo de intercambios, tenemos que entender que no tiene nada de malo que un futbolista de América pase a Guadalajara o viceversa. Después podemos hablar de quien se ve más beneficiado con este trueque: Águilas o Chivas.

En ambos casos, hablando de los futbolistas, soy de los que piensa que tanto Córdova como Antuna tienen talento y calidad suficiente para vestir ambas camisetas. El problema radica en lo que fue su bajo rendimiento en el ultimo torneo. Sebastián jugó 865 minutos y solo anotó 3 goles. Uriel acumuló 874 minutos y no marcó un solo gol. Ninguno de los dos fue determinante para su equipo en un torneo que tanto Chivas como America los requerían.

Con esto confirmamos que en dado caso de que se haga oficial esta operación, es mas por necesidad que por méritos de los futbolistas. La necesidad de Santiago Solari por tener a un extremo por derecha desequilibrante y que le aporte profundidad a su equipo. Y la necesidad de Chivas por contar con un futbolista con la creatividad suficiente para marcar diferencia en el último tercio de la cancha.

Los dos son jóvenes, y no dudo que en un futuro tengan los tamaños para ser parte de la conversación del futbol mexicano. Hoy lo están siendo simplemente por la camiseta que visten ambos.

Hasta ahorita los dos se quedan solamente en una promesa. Con muchos aspectos por corregir y mejorar. Sebastián Córdova tiene que influir mucho más en momentos de presión. Y Uriel Antuna tiene que pulir aspectos disciplinarios para llevar su futbol a otra dimensión.

Desde mi punto de vista, no hay uno que gane más que otro. Tanto Chivas como América se están haciendo de futbolistas jóvenes que de inicio no te dan garantías de absolutamente nada.