Liga MX Femenil: América, sin sus grandes refuerzos, rescata un empate ante Atlas

Con 10 jugadoras, las Águilas consiguieron igualar el marcador en la recta final del partido.

América y Atlas iniciaron con empate a un gol su participación en el Torneo Clausura 2022 de la Liga MX Femenil, en partido disputado en la cancha del Estadio Azteca. Las Águilas tuvieron la suerte de espalda, ya que además de terminar con 10 jugadoras, fallaron un penalti.

Atlas abrió pronto el marcador y mantuvieron fuerte dominio en la primera parte. Al minuto 6 un error de la portera americanista le abrió la ventaja a las visitantes, ya que Natalia Acuña salió a los linderos del área grande, por el lado derecho, en busca del balón; lo tuvo unos segundos, lo soltó y Adriana Iturbe lo agarró, aprovechando la meta a la deriva para cruzar y marcar el 0-1.

Las Águilas no consiguieron reaccionar de inmediato y por si fuera poco, al 18’, Mayra Pelayo recibió un golpe en la cara, con los tachones de la contraria, que la aflojó. La acción pudo haberse marcado como penalti, pero la árbitra Katia Itzel García la dejó pasar. Sin duda, era más que juego peligroso, aunque tampoco quiso amonestar.

Luego, al 35 América tuvo el empate, pero la barrida que buscó la jugadora fue descompuesta y la zaga visitante tuvo tiempo para reponerse de la jugada sorpresiva.

Acuña tuvo una gran intervención minutos después, al sacar por arriba la pelota que pudo haber sido gol olímpico, tras el tiro de esquina del Atlas. Ya en la segunda parte, las rojinegras guardó un poco el desgaste físico del inicio y le dio la iniciativa a las Águilas que se quedaron en inferioridad numérica al 61’, por la segunda amarilla que recibió Karen Luna. La defensa le gritó casi en la cara a la silbante, quien sin contemplaciones le mostró la tarjeta roja.

No obstante, América siguió intentando el empate, mismo que no pudo encontrar con una pena máxima marcada a su favor al 63’ y que Janelly Farías mandó a las tribunas. Presionada por sacar aunque sea el punto en casa, las Águilas no bajaron los brazos y al 76’ realizaron su mejor jugada, totalmente de conjunto.

A velocidad, Luebbert llegó al fondo de la cancha por la derecha, mandó una diagonal que por el centro remató de volea María Mauleón, quien había entrado de cambio. Las Águilas marcaban el 1-1 que les costó sangre, sudor y lágrimas. El juego se alargó 6 minutos más, pero el marcador ya no se movió.