Solari, solo el peso de la ley

Santiago Solari recibió un partido de castigo por el altercado que tuvo en el partido de presentación del América, decisión que termina por perjudicar la imagen del club

La decisión de la Comisión Disciplinaria de la FEMEXFUT, sobre el castigo a Santiago Solari, técnico de América, es una broma más que sucede en el fútbol mexicano; un partido nada más.

Era el momento de mandar un mensaje fuerte por parte de dicha Comisión y la desaprovechó, claro, basado en reglamento el cual dice que es de 1 a 6 encuentros, hay quienes piensan que con eso está bien, pero el estallido de cólera que presentó Solari el viernes anterior ante Puebla, el ingreso a la cancha para gritar y encarar al árbitro, para cuestionar y recriminar las decisiones arbitrales es una violación al reglamento que ameritan un castigo mayor, mínimo la mitad de lo que el mismo reglamento estípula.

Esta clase de decisiones son las que terminan por perjudicar más la imagen de América como club y se convierten en un caldo de cultivo que alimenta a todos aquellos que siempre piensan que a los de Coapa los favorecen en ciertas situaciones. Son determinaciones que en la inmediatez América no sale tan afectado de lo que representa la sanción como tal, pero a lo largo del tiempo le juegan terriblemente en contra pues siempre está esa nube de lo sospechoso, de la mano que mece la cuna, de la llamada al famoso teléfono rojo que aparecen para favorecerlos.

Lo que hizo Solari, aunque sea por primera vez, es algo que no deben permitir que suceda nuevamente y el castigo de la Comisión sienta un precedente para que se repita. Hoy los demás técnicos en nuestro fútbol pensarán "si el comportarnos de esa manera en un partido, ingresar a la cancha, gritarle al árbitro, cuestionar sus decisiones solo nos cuesta un partido de castigo pues tranquilamente lo hacemos". No señores de la Comisión, hay que actuar con mano dura, hay que ser tajantes en esta clase de situaciones, quedan como una comisión débil, sin personalidad, sin autoridad, sin crédito, sin credibilidad; hay que sentar precedentes, tolerancia cero ante esta clase de hechos. Mañana ante una acción similar, con qué autoridad le impondrán un castigo mayor al técnico que lo haga. Su decisión es de broma, es de risa, es un insulto para aquellos que esperamos la sanción justa para un acto de esta índole. En qué se basaron para tomar la decisión, hay que ir un poco más allá de lo que dice la letra del reglamente e irse con la fácil; se tienen que analizar las formas, las maneras de la acción misma para darle la escala justa y no una escala mínima sólo para ¨cumplir¨ cómo Comisión y porque así lo dice el reglamento.

En nuestro fútbol a algunos les aplican solo el peso de la ley a otros les aplican TODO el peso de la ley, con Solari fueron permisivos, fueron bondadosos; se conformaron aplicándole solo el peso de la ley, cuando para Solari era aplicarle TODO el peso de la ley.