Tigres contra el tiempo

ESPN

A Miguel Herrera se le acaba el tiempo para campeonar a una de las mejores generaciones de los universitarios.

E-QUI-PA-ZO. Eso tiene Tigres, y nadie, en su sano juicio, opina lo contrario. Basta con revisar los planteles del fútbol mexicano; son contados los que tienen tanta calidad. Es más, su banca podría ser titular en cualquier otro club de la Liga MX. El problema es que les sobra talento pero les falta juventud. Son, junto a Cruz Azul, el club más veterano del torneo, superando en promedio, los 30 años.

Repasemos su columna vertebral.

Nahuel Guzmán

Con casi 36 años, ha coleccionado en México atajadas monumentales, errores garrafales y polémicas picantes.

Desde que llegó al equipo universitario en 2014, rara vez ha soltado la titularidad. Su talento y personalidad le han alcanzado para ganar cuatro títulos de liga y una Liga de Campeones de la Concacaf.

Lo que Tigres tiene que considerar es que, a pesar de su rendimiento, el ‘Patón’ no es eterno. Es verdad que su posición en el terreno de juego le permite alargar su carrera…pero no por mucho tiempo.

Guido Pizzarro

Su talento fue de exportación, y más allá que no tuvo suerte en Europa, ha vuelto a rendir en su segunda etapa con los norteños. Con tres títulos de liga y el campeonato de la Conchampions, su constancia y capacidad se le aplauden.

Sin embargo, a finales de febrero cumplirá 32 años, y en la última liguilla se perdió dos de cuatro partidos por lesión. De hecho la prensa en Monterrey asegura que el mediocampista ya tiene una oferta para jugar en la MLS, donde ganaría más por hacer menos.

André Pierre-Gignac

¡Por mí que se retire a los 70! Por su talento, entrega y profesionalismo, el francés debería ser eterno, pero dejando los sueños guajiros a un lado, Gignac es el jugador más veterano del plantel, y uno de los más “viejos” de toda la liga. A sus 36 años la palabra “retiro” coquetea con su futuro.

Con más de 150 goles en México, su nombre aparece en el lugar número 22 de máximos anotadores de la liga, y seguramente sumará más tantos, pero el conjunto universitario tendría que tener listo a su sustituto, aunque, seamos honestos, será una misión muy complicada.

Es verdad que en las últimas temporadas, Tigres ha intentado contratar más talento joven, pero no todos han funcionado. Refuerzos como Sebastián Córdova prometen, pero deben preocuparse más por su desempeño en el terreno de juego que fuera de él.

A Miguel Herrera se le acaba el tiempo para campeonar a una de las mejores generaciones de los universitarios en toda su historia. ¿Podrá?