Objetivos de la jornada 3

De cara a la Fecha FIFA, los clubes tiene que buscar un buen resultado para no sufrir en los 15 días que se frenará la liga

Es el último fin de semana antes de la primera pausa del año por fecha FIFA y cada equipo en la Liga MX tiene algo importante por qué pelear para no sufrir los siguientes 15 días y poder trabajar, como dios manda, hacia el siguiente corte de la temporada. A algunos les urge ganar.

A nadie tanto como a Tigres, que van a visitar al rival más calificado hasta el momento, Pumas, cuyo futbol acompaña su liderato y representan un doble riesgo para Miguel Herrera, el de sumar sólo uno de nueve puntos posibles y caer contra dos rivales consecutivos a los que superan en nómina por 50 millones de dólares, además, en la altura y al mediodía.

Después el llamado es para el América de Santiago Solari, que, si bien tiene un partido menos, el escándalo sería elevado al irse dos semanas más sin ganar, lo que llevaría la cuenta a tres meses completos desde la última vez que lo hicieron, aquel lejano 23 de octubre de la fecha 15 del torneo pasado, demasiado tiempo y demasiado morbo en juego para este sábado nada más y nada menos que contra el campeón.

En la lista luego están las Chivas, no en sensación de urgencia como los dos primeros, pero sí necesitados en vista del rival, Querétaro, uno de los más pobres en el arranque y tomando en cuenta que esta versión del Guadalajara vive del discurso más que de los títulos, así que, para sostenerlo, a Marcelo Michel Leaño le vendría de lujo otra actuación como la de la jornada uno.

Pero el objetivo más trascendente de todos es el que tienen los Rayados, ganar oxígeno antes de que el calendario se les sature horrores con sus diez convocados nacionales, seis que jugarán cerca entre los mexicanos y Joel Campbell y otros cuatro que se van Sudamérica, antes de que reporten en Abu Dabi con dos días de margen para su debut en el Mundial de Clubes, así que lo que sumen contra Cruz Azul será fundamental para sobrevivir la cuesta de febrero.

Para la Máquina, Pumas y Pachuca, en cambio, esta jornada pasa más por sostener su credibilidad de líderes generales y, similar al caso de Michel Leaño con Chivas, eso va más hacia los jugadores que a la opinión pública, porque ninguno había enfrentado pesos pesados hasta ahora y necesitarán creérsela para ganarle a Rayados, Tigres y León, respectivamente, pruebas de fuego que nos van a revelar quiénes nos estaban vendiendo ilusiones.

En el siguiente escalón está el Atlas y para ellos no hay otra que remar contracorriente, quizás son pocos los que los toman en cuenta y ese puede ser el peor error en la liguilla, mientras, esta jornada se pueden comprar dos semanas más de respeto y, si le pegan al América, van a tener el vestidor más motivado de la Liga Mx, otra vez.

Y con la suerte de quien pelea una causa casi perdida, al Necaxa se le abre una buena oportunidad gracias a que sus rivales en la tabla de conscientes no sumaron este fin de semana por el aplazamiento del juego de Xolos y las derrotas de Mazatlán y San Luis, lo único que tiene que hacer es ir y ganar para que valga en la casa de Santos…

Buena suerte con ese objetivo.