André-Pierre Gignac y el misterio de su estado físico

El francés se ha perdido los dos últimos juegos pero se espera que esté listo para enfrentar a Cruz Azul.

André-Pierre Gignac reportó este miércoles a los entrenamientos, junto al resto del plantel de Tigres, luego de dos días de descanso. El delantero francés no había acudido a rehabilitación en los primeros días de la semana, pese a que Nicolás López y Florian Thauvin, quienes completan la lista de lesionados, si estuvieron bajo las órdenes de Emiliano Raffeto, kinesiólogo del equipo.

El reporte médico de ‘Dedé’, quien no ha visto actividad en las últimas dos jornadas, perdiéndose los juegos ante Atlético de San Luis y Necaxa, no ha sido revelado por el club, generando desconcierto sobre su estado físico.

El pasado domingo el goleador galo publicó una imagen de su tobillo derecho visiblemente inflamado, al término del duelo ante los Rayos, en el cual expresaba su molestia ante el abucheo a sus compañeros, al no poder acabar con la racha sin triunfo como local.

Extrañamente, previo al partido ante el cuadro potosino, Miguel Herrera aseguró que la molestia que aquejaba a Gignac no era en su tobillo, que iba darle descanso y solo lo llevaría a la banca.

“Tuvo molestia en el posterior de su pierna izquierda y para descartar se le volvió a hacer un estudio, no tiene nada que ver, este es el muslo”, aclaró ‘El Piojo’.

Una fuente cercana al cuerpo médico auriazul dijo a ESPN que la recuperación total de André-Pierre Gignac se ha postergado porque “acusa dos problemas, al no completar la rehabilitación de su tobillo derecho, el cual se le sigue inflamando, recargó el esfuerzo en la pierna izquierda, lo que le ocasionó un desgarre en el biceps femoral”, aseguró el informante.

Aunque el tiempo de recuperación puede variar según la evolución que tenga el 10 de Tigres, se estima que por lo menos sea de tres semanas, las cuales se cumplen justo el día del choque frente a Cruz Azul, el próximo 16 de octubre.