Vela señala que le quedan unos cinco años de profesional, pero no se ve como DT en el futuro

play
Los favoritos de Carlos Vela (0:29)

El futbolista mexicano del LAFC, Carlos Vela, compartió quién es su deportista favorito, sus gustos en la comida y hasta su ciudad ideal. (0:29)

Carlos Vela asegura que “me quedan, máximo, cinco años” como futbolista profesional. Si bien todavía no tiene claro qué hará cuando se retire, el que muchos consideran el mejor futbolista mexicano de la actualidad no quiere “nada de ser entrenador y dirigir”, aunque reconoció que se ve un poco pasado de peso.

“No me cierro puertas, pero tampoco te diré que me encantaría (seguir en el futbol). De momento, nada de ser entrenador y dirigir. No sigo las órdenes que me dan a mí como para imponerlas a alguien. Tampoco me veo de analista. Si puedo elegir qué haré con mi vida, no tendría nada que ver con el deporte, pero se me hace raro hablar de esto... Desde los 14 años, llevo la rutina de entrenar todos los días, y cuando se acabe, será extraño. Me veo con buena panza y habrá que bajarle a los taquitos. Soy bueno para comer y viajar”, dijo el de Cancún en entrevista con GQ.

Su decisión de estar en una ciudad como Los Ángeles no va de la mano del dinero, como muchos piensan. Vela admitió que es algo que ayuda, pero que más allá de eso busca la tranquilidad de salir a la calle y ser él mismo.

“Ha sido la mejor decisión. Para un mexicano, es muy fácil adaptarse a la ciudad. Se siente como si fuera parte de nuestro país, una extensión. Aquí la cultura mexicana juega de local y es muy fácil sentirse como en casa.La gente es muy respetuosa aquí y eso no lo cambio por nada. Te dan tu privacidad a la hora de estar con la familia y te respetan”.

Finalmente, Vela ya sintió lo que es jugar en México, cuestión que disfrutó en la Concacaf Liga de Campeones ante el León. Sincero, no titubeó al decir que la afición mexicana es la más dura.

“Pienso que el público vive en los dos extremos... Es el que más te puede matar, pero también el que más te ama, te apoya y deja su vida por su selección y los jugadores. Sí, es el más difícil”.