Di María tuvo su último baile con Argentina en el Maracaná en las Eliminatorias, la competencia donde todo empezó...

Las Eliminatorias entran en receso después de esta fecha y podría ser la última vez de Di María Fotobaires.com

La historia de Ángel Di María con la camiseta Argentina está cerca de llegar a su fin y el gran triunfo por 1-0 en el clásico con Brasil fue su despedida por Eliminatorias mundialistas.

Fideo todavía está a tiempo de cambiar de parecer y que la próxima Copa América no marque su retiro internacional, pero por el momento, esa es su decisión.

Nadie lo echa, todo lo contrario. Es importante para el equipo y para el cuerpo técnico también. Está en un buen momento de su carrera y en pleno romance con los hinchas, luego de años tratando de conquistarlos.

Las Eliminatorias: donde todo empezó y el respaldo clave de Maradona

Con la medalla dorada de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 todavía brillando sobre su pecho, Alfio Basile puso el ojo en aquel chico flaquito de 20 años, que ya había dado el salto de Rosario Central al Benfica.

Pudo mostrar algunos destellos de su talento en el debut el 6 de septiembre de 2008, pese a un decepcionante empate 1-1 con Paraguay en Buenos Aires. El Coco volvió a incluirlo en el triunfo ante Perú en ese final de año rumbo al Mundial 2010. Para cuando Argentina retomó ese camino, era Diego Maradona quien había asumido el mando del equipo nacional y resultó fundamental en la historia de Di María y la Selección.

El primer partido de 2009 fue una pesadilla para la Albiceleste y especialmente para Fideo, a quien desde ese día, muchos empezaron a mirarlo de reojo. Corrían 63 minutos en visita a La Paz. Bolivia ganaba 4-1 y Di María vio la tarjeta roja, apenas siete minutos después de haber ingresado, por un planchazo a un rival. Argentina sufrió una histórica derrota por 6-1. En el vestuario, el DT le dijo al jugador expulsado que se "quedara tranquilo". Y cuando la CONMEBOL lo suspendió por cuatro fechas, Diego lo defendió: ''¿A quién mató Di María? Hay patadas en el fútbol inglés que son de prisión ... Es una baja terrible para nosotros".

El extremo pudo regresar recién para las dos fechas finales de esa eliminatoria, en la que el conjunto del Diez consiguió una angustiosa clasificación en la jornada definitiva contra Uruguay.

Pese a las dudas y cuestionamientos de muchos, Maradona llevó a Fideo a Sudáfrica 2010: "A Di María me lo resistían. Acordate que contra Uruguay todos querían que ponga a otros jugadores en ese puesto. Y yo le dije al pibe “yo muero con vos”, lo respaldó el DT y es algo que el jugador nunca olvidará.

“Diego es todo. Me bancó en los momentos más difíciles y puso el pecho por mí cuando todo el mundo me mataba y no quería que esté en la Selección. Siempre me bancó y le dio lo mismo lo que digan. Una persona así es imposible que no sea un ídolo para uno".

"En el Mundial 2010 venía a la habitación a charlar conmigo. Se sentaba en la otra cama, se ponía a charlar y se quedaba una hora en la pieza contándome anécdotas y preguntando por mi familia. Va a estar en mi corazón para toda la vida. Solo tengo palabras de agradecimiento hacia él”, relataba el futbolista en Dsports Radio, meses atrás.

Asentado camino a Brasil 2014 y rumbo a la época más oscura

Con el nuevo ciclo de Alejandro Sabella en marcha, Di María comenzó las Eliminatorias para el Mundial de 2014 como titular y con dos asistencias en la victoria por 4-1 sobre Chile. Su presencia se descontinuó por problemas físicos, pero volvió frente a Ecuador, donde dio un pase gol y anotó por primera vez en esta competencia para el triunfo por 4-0 en el Monumental de Buenos Aires. Volvió a marcar en el 3-1 a Paraguay

Sorprendió por su gran despliegue y fue figura en el empate 1-1 con Bolivia en La Paz, para redimirse de aquél partido de 2009. Finalmente, aportó un tanto en la goleada 5-2 en la visita a Paraguay, con la que Argentina aseguró su lugar en el siguiente Mundial.

El paso por el torneo en Brasil pudo ser su consagración, como la de toda esa generación, sin embargo, una lesión lo marginó desde los cuartos de final. La derrota en el partido por el título. Y una historia tristemente parecida en la Copa América de 2015, donde de otra vez, una molestia lo obligó a salir en la definición con Chile y la nueva frustración fueron minando la relación de Fideo con el hincha y la crítica periodística.

El flojo arranque en las Eliminatorias para Rusia 2018 sólo oscureció el ambiente. El camino fue sufrido. Angelito aportó sus goles para la remontada 2-1 ante Chile y el 3-0 sobre Colombia, que puso a Argentina en zona de repechaje. Pero en el medio de esos dos partidos hubo más turbulencias con la Copa América del Centenario, que culminó con la tercera final perdida para ese grupo de jugadores. Renunció Lionel Messi y después volvió. Se fue Gerardo Martino -quien había reemplazado a Sabella tras el Mundial- y asumió Edgardo Bauza, que duró apenas unos meses, pero consiguió una agónica clasificación a la Copa del Mundo.

Rusia 2018 fue probablemente, el punto más bajo en la vida de Di María en la Selección. No por su actuación individual, sino porque fue un duro y lamentable fin de ciclo para esa generación dorada. Con la eliminación temprana en octavos de final, pese al gol de Fideo, y el público cortocircuito entre el entrenador Jorge Sampaoli y el plantel.

Tiempos de Scaloneta, tiempos de redención

El nuevo cambio de DT y la asunción de su exayudante Lionel Scaloni, primero como interino y luego en forma permanente, impulsaron un recambio en el que Di María no parecía estar contemplado. Y fue el jugador el que dio el paso inicial a fines de 2018 cuando expresó en una entrevista televisiva: "Hablé con Scaloni y le dije que quería volver".

"Jamás le voy a decir que no a la camiseta que uno siente tan importante y que es tan grande para un jugador", aclaró. Pese al pedido público, el regreso a la Selección se hizo esperar. Fue convocado a la Copa América de 2019, pero con poca participación.

"Si me rompo el ojete (sic) en el club es para intentar tener la chance en la Selección y poder competir. Es difícil de entender que estando en un buen momento no soy convocado, y tampoco me la han dado. Si no estoy convocado es porque no me quieren convocar, seguiré peleando para estar en la Selección ¿A los 32 años estoy viejo?", reclamaba nuevamente Fideo en septiembre de 2020.

Scaloni respondió sin esquivar ni generar polémica: No me molestaron los dichos de Di María. Yo valoro que quiera estar, pero uno tiene que tomar decisiones y hay algunos que quedan afuera. No me preocupa que esté enojado, lo tomo de buena manera. Nosotros no le cerramos la puerta a nadie". Y lo que en ese momento pudo parecer sólo una frase para salir del paso, con el tiempo demostró que era cierta. Se reunió con el extremo, quien volvió al equipo y se convirtió en una pieza clave del ciclo. Como titular o desde el banco. Con sus goles en las finales de la Copa América 2021 y la Finalissima contra Italia.

En las Eliminatorias para Qatar 2022 aportó tres tantos, uno de ellos para el 1-0 en el clásico con Uruguay en Montevideo, que dejó a la Albiceleste al borde de la clasificación. Lo que pasó después, es historia conocida. La gloria en Lusail, y el tiempo de cosechar elogios y cariño, que tanto se le negaron en el camino.

Apenas el inicio hacia 2026 y la hora de decir adiós

Con 35 años, pero en plena vigencia, Ángel Di María siente que es momento de disfrutar una Copa América más (la próxima competencia oficial) para después sí, dejarle el lugar a los nuevos talentos que vienen pidiendo pista. Todavía puede cambiar de parecer, todavía pueden convencerlo de seguir, pero mientras tanto, la cita en el Maracaná del 21 de noviembre quedó marcada como la última en las Eliminatorias, justo ahí, donde hace no tanto hizo a todo el pueblo argentino tan feliz.