Confirman regreso de Luis Enrique a la selección española

play
Los momentos que vivió Luis Enrique con su hija (1:09)

Recordamos algunos fotografías de Xana con su papá en el terreno de juego (1:09)

Luis Enrique Martínez volverá a ser el entrenador de la selección española a partir del primero de enero de 2020. Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol, confirmó el cambio en el banquillo, con la salida de Robert Moreno, durante una prolongada y tensa comparecencia de prensa en la que, acompañado del Director Deportivo José Francisco Molina, detalló en la medida de lo posible todo lo sucedido para explicar el retorno del entrenador asturiano y la marcha del catalán, quien no permanecerá en el staff del equipo nacional.

Rubiales comenzó con un relato de lo sucedido y a partir de su declaración atendió las preguntas de los periodistas en una sala repleta y que se prolongó durante más de una hora y media de rueda de prensa en la que, acompañado del director deportivo José Francisco Molina, no eludió ninguna cuestión, proclamando, como eje central de su discurso, que el regreso de Luis Enrique era, y es, una situación que se sabía “desde el primer momento”.

“El líder de este proyecto es Luis Enrique. Dijimos que tenía las puertas abiertas para cuando decidiera, si lo decidía, volver, y cumplimos nuestra palabra. Habríamos deseado que las cosas se desarrollasen de otra forma con Robert Moreno, pero a partir del domingo todo se acelera de la manera en que fue”, convino el presidente de la federación, para empezar a explicar los sucesos de las últimas semanas, que quiso relatar de manera clara.

“Siempre dije que Luis Enrique tenía las puertas abiertas y eso lo sabía Robert Moreno. No hemos cambiado los argumentos. Robert sabe desde el primer día que en cuanto Luis Enrique quisiera volver, lo haría”, resumió, de entrada, el dirigente. “La prioridad uno del tema era que si Luis Enrique quería volver, él volvía. Eso estaba por encima de todo. Si él quería volver, esta era su casa y su puesto de trabajo”, proclamó, dejando bien evidente la situación.

“Con Robert Moreno hemos cumplido siempre y valoramos mucho su trabajo. Si Luis Enrique no hubiera querido volver, estábamos encantados con Robert. Luis Enrique merece estar aquí y debemos agradecerle porque seguro que tenía ofertas mejores”M explicó Rubiales, quien resaltó su satisfacción con el trabajo de Moreno, “pero el líder de este proyecto es Luis Enrique. Siempre he dicho que tenía las puertas abiertas. Hemos cumplido con coherencia. Creo que Luis Enrique tiene un gran currículum y es en quien confiamos”.

El presidente de la federación explicó cómo se desarrollaron todos los acontecimientos para argumentar la decisión final. “Primero de todo”, aclaró Rubiales, “es Robert Moreno quien nos transmite en una reunión que Luis Enrique quiere volver. Hablamos con Luis Enrique el 31 de octubre y es Robert quien el domingo le dice a Molina ‘quiero saber ya qué queréis hacer’. Molina le dice que quiere esperar a la clasificación y Robert le exige saberlo ya. Molina de inmediato le comenta: ‘Si Luis Enrique quiere volver, nosotros vamos a valorar esa posibilidad’. Por lo tanto, hago un paréntesis, nadie había negociado nada con Luis Enrique. Ni con ningún otro”.

“Llamé a Luis Enrique, le explico lo que dice Robert Moreno y le pido si está dispuesto a volver y me dice que sí. Que cuente con él y que vuelve encantado. Que gracias por cumplir con mi palabra. Voy a respetar todas las opiniones pero siempre hemos sido claros: tenía las puertas abiertas. Quiero decir que al mismo tiempo, Molina cierra una reunión con Robert hoy a las 10 de la mañana para hablar de todo, pero no ha venido. En su lugar han venido dos abogados y lo respetamos”.

Siguió el presidente con su explicación relatando que “esa fue la conversación del domingo. El lunes recibimos un mensaje por la mañana de Robert Moreno. Quiere acordar su salida y no ser un impedimento para la vuelta de Luis Enrique. Es él quien nos dice que quiere acordar su salida. No entiendo que nadie se puede llevar a extraños. Nos dice el mismo día de partido que se quiere marchar y ante la emergencia que provoca, Molina me llama y me dice: ‘Luis, tenemos un problema. Le comento que quiere volver Luis y Robert Moreno no quiere seguir’. Molina me pide buscar lo mejor y me pide llamar a Luis Enrique y si quiere volver. Esa es la realidad”.

El dirigente quiso dejar claro que su apoyo a Robert Moreno siempre fue absoluto porque, proclamó, “en su momento no presentamos a un seleccionador temporal. Presentamos a Robert Moreno como el seleccionador que iba a la Eurocopa salvo que Luis Enrique quisiera volver a su puesto de trabajo”, solventando que las relaciones entre los dos técnicos no son una cuestión suya: “En las cuestiones entre Luis Enrique y Robert Moreno nosotros no podemos entrar. Las relaciones entre ellos deben solventarlas ellos”.

“Lo que decida Luis Enrique respecto a su staff o la comunicación con Robert depende de una relación personal que no valoramos. Luis Enrique dará las explicaciones que crea pertinentes” resumió Rubiales, repitiendo que no era cuestión de la federación entrar en esas cuestiones personales.

“He hablado hoy con Luis Enrique y me ha pedido que responda las cuestiones del staff, pero en asuntos personales no voy a entrar” repitió el dirigente, firme en mantenerse al margen de la sospecha, ya evidente, de que esa relación entre los dos entrenadores se haya roto.

“No me arrepiento de nada. Ojalá las cosas hubieran acabado de manera diferente con Robert Moreno, pero nosotros queríamos suavizar la situación lo más posible. Si Robert es quien nos traslada, cuando lo hace, que se quiere marchar para no ser un impedimento en la vuelta de Luis Enrique, no podemos hacer otra cosa. Y actuaríamos igual si se repitiera la situación” solventó el presidente de la federación.

“Todo es muy simple. El lunes Robert le dice a Molina que no quiere seguir, que quiere acordar su salida para no ser un impedimento en la vuelta de Luis Enrique, y Molina me transmite que debemos solucionarlo todo con urgencia y es cuando hablamos con Luis Enrique. Lo hemos hecho todo de manera franca, y manteniendo la lealtad que en su día le transmitimos”, sentenció Rubiales.