La terquedad de FIFA

ESPN

Organizar un mundial cada dos años, por más que lo pienso, me sigue pareciendo una idea absurda.

Un Mundial de futbol es aquel evento que tanto esperas. Ese en el que estás seguro que se van a reunir los mejores futbolistas. El evento que siempre tiene algo nuevo que ofrecerte. El que une creencias y formas de ser.

En un Mundial te encuentras en la cancha con el talentoso y con el que no lo es tanto, pero que busca equilibrar por medio del esfuerzo. En la calle, los gritos de cualquier afición hacen de eso una autentica fiesta.

Recordar a los mexicanos tomar la plaza roja en pleno Moscú y cantar el cielito a todo pulmón, o verlos invadir Copacabana con su camiseta verde, es algo que el que lo ha vivido difícilmente lo podrá olvidar.

Escuchar a los italianos cómo entonan su himno a capela o a los argentinos con sus barras que no se callan durante todo el partido. Y que decir de los holandeses que convierten la ciudad en la que jueguen en una marea naranja.

Un Mundial va más allá de la cancha, implica más que el simple esfuerzo del futbolista. Basta con escuchar las historias de aficionados que venden coches o casas con tal de cruzar el mundo y estar cerca de su selección con la ilusión de siempre.

Y gran parte de todo lo que se vive en pleno evento tiene que ver con esa larga y tediosa espera de cuatro años. No hay futbolero que no marque en el calendario el día que arranca el siguiente Mundial. Porque apenas se juega la final de uno y ya estamos en la cuenta regresiva para que comience el otro.

Ahora FIFA tiene la idea de organizar un Mundial cada dos años. Es algo que no termino de entender. Y vaya que soy alguien que disfruta de principio a fin este tipo de eventos.

Pero para mí, organizar una Copa del Mundo cada dos años es abaratar tu producto. Vas a fastidiar al aficionado, no te lo va a consumir igual. No tendrá necesidad de hacerlo. Además de que es generarle mayor actividad al futbolista, que de por si cada vez le cuesta más físicamente por la cantidad de partidos que tiene que jugar en un año.

Ahora, la realidad es que la FIFA piensa en el dinero. Y como negocio, si es un factor importante para darle luz verde al proyecto. Porque a la FIFA al final poco le importa si el futbolista llega cansado, o si el aficionado prefiere un evento así cada cuatro años. A la FIFA lo que realmente le interesa es incrementar los ceros de su cuenta bancaria en Suiza.

Ahora, para que todo esto marche tal y como pretende el señor Infantino, requerimos de la aprobación de UEFA. En donde no creo que estén muy satisfechos con la idea.

Por ahora nos espera el Mundial de Qatar que para mí será la último gran Copa del Mundo. Ya que en el 2026 empieza a desvirtuarse con esa maldita terquedad de incrementar selecciones. Detalle que me parece va a perjudicar el nivel.

Después a ver si no viene la otra terquedad. La de organizar un mundial cada dos años. Que por más que lo pienso, me sigue pareciendo una idea absurda.