La Selección de Ecuador cierra un buen 2021, muy cerca de la clasificación a la Copa del Mundo de Qatar 2022

Alfaro es optimista de cara al Mundial AP

El año 2021 de la Selección de Ecuador fue muy intenso, como el de todos los equipos del mundo después de un 2020 casi sin actividad. Eliminatorias, Copa América y unos pocos amistosos colmaron la agenda de la Tri, que mostró solidez para ganar partidos clave y quedó muy cerca de la clasificación a la Copa del Mundo de Qatar 2022.

Ecuador jugó la impresionante cantidad de 18 partidos en el año. Fueron 10 por Eliminatorias, 5 por Copa América y 3 amistosos. Los números no llaman la atención pero el balance es positivo si se ve la pintura completa. Ganó 6, empató 6 y perdió 6, con 21 goles a favor y 20 en contra.

El gran éxito de la temporada fue, sin dudas, la campaña en Eliminatorias. En el torneo más importante, ganó 4 encuentros, empató 2 y perdió 4. La irregularidad se ve muy rápido, pero en comparación con sus rivales directos la campaña fue muy buena y por eso está a un paso de Qatar.

Cuando el 26 de agosto de 2020 Gustavo Alfaro fue presentado como nuevo seleccionador, muy pocos imaginaron que a menos de un año del Mundial la Tri iba a estar tan cerca de la clasificación directa, en el tercer escalón de Sudamérica detrás de los gigantes Brasil y Argentina.

Sin embargo, lo inesperado ocurrió y hoy el equipo ecuatoriano está a seis unidades por encima del cuarto Colombia y del quinto Perú, alejado de una lucha que promete ser feroz, aliviado por el colchón de puntos obtenido y a un paso de jugar su cuarto Mundial.

Solo restan cuatro fechas para el final de las Eliminatorias y brasileños y argentinos ya sellaron su pasaje. Detrás de ellos viene, a ritmo veloz y sin distracciones, un Ecuador que dio el golpe de autoridad en la última doble jornada y se escapó. Tanto que en la cuenta del resto de sus rivales ya lo dan como clasificado.

¿Cuál es el secreto de Alfaro? Se ganó la confianza de los jugadores, logró darle solidez al equipo, formó una columna vertebral y ganó partidos clave. Quizás no tuvo regularidad y en algunos encuentros dejó la sensación de que podría haber hecho más, pero en unas Eliminatorias tan exigentes como las actuales, sus méritos son varios.

El más importante es que le dio continuidad a varios futbolistas jóvenes, que serán la base de la Tri no solo en Qatar, sino durante varios años más. Piero Hincapié y Moisés Caicedo lideran ese grupo, pero Byron Castillo, Pervis Estupiñán, Alan Franco, Jeremy Sarmiento y Gonzalo Plata no superan los 23 años y ya son piezas fundamentales.

En esa juventud se apoya la idea de Alfaro. Un equipo fresco, rápido y seguro de sí mismo. Saca ventaja en Quito, como de costumbre, pero también puede ir a Santiago de Chile y ganar. O a Barranquilla y sacar un empate. Puede jugar bien también en el llano, algo que siempre le ha costado a los seleccionados ecuatorianos.

La Copa América no fue un objetivo principal para Alfaro. Lo dijo antes del certamen disputado en Brasil y así lo sostuvo. Llegó a la Copa en un mal momento, después de dos derrotas que hicieron tambalear el proyecto: ante Brasil y la peor del año, contra Perú en Quito. Se fue sin ganar, pero sumó minutos de juego y conocimiento que sirvieron para las Eliminatorias.