Persisten las dudas

play
Rafa Ramos: Estos seleccionados no tienen la intensidad de otras generaciones en los momentos complicados (3:36)

El Tri tuvo que remontar ante Jamaica para llevarse el triunfo y los tres puntos de este juego eliminatorio. (3:36)

La Selección Mexicana no acaba de convencer y de seguir así, poca oportunidad tendrá de dar el anhelado salto de calidad en el Mundial de Catar

El desempeño de la Selección Mexicana dejó qué desear esta noche ante Jamaica. Tras encajar el gol en contra, originado por un inconcebible rechazo al centro de Araujo, el equipo nacional atacó y se mostró machacón hasta que encontró la claridad con Tecatito Corona, Henry Martín y Alexis Vega para darle la vuelta al tanteador. Le funcionaron los cambios a Gerardo Martino, que pasaba aceite en la banca. Ellos tres salvaron, de momento, al timonel argentino.

En la primera parte, el árbitro Cornejo no quiso marcar un claro penalti sobre Funes Mori. El recargón por la espalda fue flagrante. Minutos después, resultó increíble que tuviera que recurrir al VAR para expulsar a Lowe, quien “planchó” a Guardado con los tacos por delante. La tecnología de punta de la CONCACAF (un anticuado walkie-talkie) sirvió para que el silbante tuviera comunicación con los “varistas”. Está claro que en este tipo de partidos ante contrincantes veloces y atrabancados, los futbolistas mexicanos se juegan la integridad de las espinillas.

La errática actuación de un aturdido Funes Mori confirma que no es la solución en el ataque del conjunto nacional. Sobre este particular, pienso que jugar con naturalizados es un espejismo, un atajo, el camino fácil, una simulación. Es taparle el ojo al macho.

A pesar del triunfo, las dudas persisten en torno a una escuadra que no acaba de convencer y que de seguir así, poca oportunidad tendrá de dar el anhelado salto de calidad en el Mundial de Catar, en caso de clasificar a la justa de fin de año.

Es altamente volátil el puesto de entrenador de la Selección Nacional. Siempre al filo de la navaja, siempre dependiendo de los resultados. En los próximos dos partidos en Santa Úrsula, es muy posible que las aguas agitadas vuelvan a su cauce.