Aficionados inconformes con firma de autógrafos de Hirving Lozano

Hirving Lozano ESPN

Alrededor de 2000 personas se dieron cita en una tienda departamental de la Avenida Insurgentes para la firma de autógrafos de Hirving Lozano, delantero del PSV, sin embargo el futbolista abandonó el evento tras dos horas y aún con fanáticos que hacían fila para convivir con él.

"Todos van a pasar, pero elijan si quieren foto o firma", advirtió la seguridad del evento, aunque al final no ocurrió.

La prensa no fue invitada y sobre el motivo, los responsables de la tienda argumentaron que se trataba de un evento privado.

En un momento dado, ya casi por cumplir los primeros sesenta minutos de autógrafos, la gente de seguridad que custodiaba celosamente al delantero, optó por condicionar a la gente a que eligiera foto o firma, justamente por la gran demanda que tuvo el evento.

Lozano se mostró con rostro amable, sonriente, y en ocasiones se salió del protocolo para saludar a las personas, en particular a los niños, que le gritaban para que volteara y que no eran parte de la enorme hilera que se formó para obtener la rúbrica y la foto con el jugador.

Cabe mencionar que, incluso, a los aficionados de la fila los revisaban minuciosamente para confirmar que llevaran la playera del seleccionado nacional, ya fuera la de alguno de sus clubes, o bien, la del tricolor.

En punto de las 20.00 horas, 'Chucky' se levantó de la silla en la que se encontraba y dejó la plaza comercial, aún con aficionados que esperaron para convivir unos minutos con el futbolista.