Omar Esparza pide calma con proceso de seleccionados Sub-17

Omar Esparza Imago7

Omar Esparza, Campeón del Mundo con México en Perú 2005, señaló que hay que tener calma con respecto a los procesos de los seleccionados Sub-17 que disputarán la final del Mundial de la especialidad contra Brasil.

“Nos desbordamos por la euforia y la emoción pidiendo la titularidad de los chicos cuando apenas están iniciando su proceso”, apuntó.

Esparza no duda de la calidad de los juveniles, por el contrario, piensa que un buen proceso puede ser sinónimo de una carrera larga a nivel profesional, situación que no ocurre con la mayoría de los seleccionados que llegan a jugar o a ganar un campeonato mundial, tal como sucedió con algunas “promesas” en anteriores equipos.

“Sin duda no es porque no tengan el talento, sino porque es diferente jugar con gente de experiencia a los mismos juveniles. Yo creo que nosotros no estábamos preparados y pues nos adelantábamos a los procesos, por eso fueron las carreras fugaces. Cuando llegamos a México todos nos querían ver de titulares en los equipos”, agregó.

Los procesos Sub 20 con Selección Mexicana pueden darle la continuidad que México necesita, para en un futuro poder considerar al tricolor como una potencia.

“Ahora estamos aprendiendo a respetar los procesos. Es muy importante que se sigan a la Sub-20, ya que esta es una de las categorías en donde ya juegas en Primera División. También es importante el apoyarnos. Siempre que entra un nuevo DT lo criticamos, atacamos a nuestros compañeros que están en el extranjero. Hay que ser ecuánimes en cuanto a los resultados que obtenga el equipo. Cada día hay más calidad de mexicanos en el extranjero, los jóvenes salen más a países, es apoyarnos entre mexicanos”, expresó.

Él canterano de Chivas fue uno de los pocos que lograron consolidar una carrera en Primera División, tener participaciones en torneos internacionales así como el poder levantarse campeón con el Rebaño en 2006. El vestir los colores rojiblancos sin duda representó una ventaja para el juvenil, al debutar en primera.

“Creo que mi gran fortuna fue que estaba en Chivas, en donde todos son mexicanos y podías tener más posibilidades de debutar. Además de la combinación de que Azcargorta no había dado buenos resultados y movió al equipo en las dos jornadas que faltaban para concluir el campeonato. Desafortunadamente en el caso de algunos compañeros, peleaban la titularidad contra extranjeros o 2 jugadores en la misma posición”, concluyó.