Benjamín Mora, el mexicano que juega futbol con un príncipe y aprende las costumbres de la monarquía

Como director técnico en la Super Liga de Malasia, Benjamin Mora ha aprendido a convivir con la monarquía malaya

En su aventura en el futbol asiático, más concretamente en el Johor Darul Ta’zim de Malasia, el técnico mexicano Benjamín Mora ha aprendido a convivir con la realeza y a adaptarse a las tradiciones, experimentando así cosas, o situaciones, en las que quizá nunca pensó que estaría inmerso.

El dueño del Johor Darul Ta’zim FC es el príncipe Tunku Ismail Idris, el heredero de Johor, un estado al Sur de Malasia. Con él interactúan en el día a día, tanto Benjamín Mora, un mexicano con ‘estrella’ que permanece arraigado desde hace cinco años en el país asiático, como los jugadores del equipo.

Si de alguien ha recibido el apoyo el estratega es justamente del príncipe, quien le ha ido extendiendo contratos de un año a lo largo de toda su estancia, de tal suerte que su actual convenio como entrenador del Johor Darul Ta’zim vencerá en noviembre de 2021.

Ismail es una figura muy importante en este país, es hijo del rey. El príncipe Ismail, que es mi jefe, es el próximo rey de Malasia”, señaló Benjamín Mora.

Su arribo al Johor Darul Ta’zim fue primero para dirigir a la filial de aquel club y, por sus buenos números, recibió la oportunidad de llevarle las riendas al primer equipo, donde Tunku Ismail Idris le dio toda la confianza para desarrollar su labor.

“Él es una persona sumamente buena, que siempre me ha dado la mano personal y laboralmente. El príncipe es muy inteligente, muy capaz”.

Acerca de la forma como suele dirigirse, o tener trato, con el príncipe Tunku Ismail Idris, manifestó Benjamín Mora: “Me dirijo a él con muchísimo respeto. Aquí, la monarquía representa un valor muy importante en la vida de los malayos y es una figura a la cual hay que guardarle muchísimo respeto, y muchísima condecoración en los momentos que estamos frente a él”.

“Acá, son protocolos que llevan mucho tiempo, entendiéndose como necesarios, aunque Ismail es una persona normal, que cuando tiene que vestirse de manera protocolaria para las gestiones reales, tiene algunos atuendos ‘ad hoc’ a las tradiciones y a la cultura malaya”.

“Después de ahí, es una persona común y corriente, una persona normal que juega futbol con nosotros, que se va a comer con nosotros, que nos invita a su casa a hacer una carne asada, y que está en short y playera, como cualquiera de nosotros, pero después de ahí, se convierte en general y se convierte en príncipe”.

Benjamín Mora está disfrutando su vida en el futbol malayo, enclavado, de algún modo, en la realeza de aquella nación asiática, donde desempeña sus funciones con una gran pasión, convencido de que sus cualidades en la profesión se basan, principalmente, en las buenas hechuras que provienen de la educación que recibió de su familia.