Cuando la pelota se mancha

ESPN Digital

No cabe duda que esta semana, la pelota que tanto nos divierte y apasiona, vaya que quedó manchada.

Pocas veces se ha hablado tan poco de futbol como en días recientes. Los de pantalón largo le quitaron el protagonismo a los de pantalón corto con proyectos y decisiones sumamente cuestionables dentro del universo balompédico.

Como diría Jack “El Destripador”: “vámonos por partes”. La primera cortita y al pie, la tragicómica Superliga Europea del club de Toby y sus amigos.

Los gigantes de la UEFA (Real Madrid, Barcelona, Juventus, entre otros) reclaman una mejor y mayor repartición del pastel monetario para ellos y puede que tengan razón.

Lo que no pueden es escudarse en la pandemia para justificar sus graves crisis económicas, que vienen desde hace tiempo y que el COVID-19 simplemente fue el golpe de nocaut para ponerlos a temblar de cara al futuro cercano.

Que quede claro que esto no es una lucha de buenos vs malos, sino de malos vs peores. La UEFA amenaza con cólera a clubes y futbolistas de la Superliga, pero no ofrece soluciones y del otro lado tampoco les queda el papel de víctimas cuando el despilfarro de billetes en fichajes tiene a varios equipos con el agua al cuello.

Cambiando de tema y continente, nos topamos con la inminente salida de Ricardo Ferretti como DT de Tigres. En el futbol como en la vida, la memoria suele ser corta.

Tras 11 años donde “Tuca” ganó 5 títulos de Liga MX, 3 Campeón de Campeones, 1 Copa MX y 1 Liga de Campeones de la CONCACAF, la directiva y sus nuevos “verdugos”, justificados en un mal semestre, cortaron por el hilo más delgado, que siempre es el director técnico.

Que poca…memoria, y que poco agradecimiento para con el señor que acabó en los primeros compases de esta gestión con los problemas de descenso y que posteriormente consolidó a Tigres como un equipo ganador y que poco a poco acapara más reflectores dentro de la escena del futbol mexicano.

Ya que hablamos del norte de México, el Clásico Regio nos regaló un buen partido entre Auriazules y Rayados. Lo ganó Tigres porque lo buscó y quiso más, la bronca de cantina al final que derivó en la expulsión de Rafael Carioca, innecesaria y que solo exhibió cierto descontrol de Javier Aguirre con su equipo, que bajita la mano, acumula 3 derrotas consecutivas luego del castigo por acudir a la boda de su hijo.

Este fin de semana de Clásicos (Atlas vs Chivas), recordé las palabras concedidas en una entrevista del señor Martino hace unas semanas, donde pidió que se cortara menos el juego por parte de los árbitros.

Me parece buena idea, siempre y cuando no confundamos criterio arbitral con permisividad, ya que en ambos duelos se dieron con todo y los encargados de impartir justicia no señalaron faltas claras y contundentes ¿somos o no somos? El quid de la cuestión.

Para cerrar con broche de oro una semana fatídica para el futbol, el domingo por la tarde la cuenta oficial de Twitter de la Selección Nacional “olvidó” el triplete de Javier Hernández con el Galaxy a la hora de destacar la participación de Jonathan Dos Santos y Álvarez con esta misma escuadra californiana.

Si bien es cierto que la relación entre el “Chícharo” y el “Tri” actualmente no es la mejor, este tipo de situaciones no hacen más que tensar el ambiente y Gerardo Martino, ante la falta de delanteros aztecas, no se puede dar el “lujo” de despreciar para Copa Oro o Juegos Olímpicos al máximo anotador en la historia de la Selección.

No cabe duda de que con el nacimiento y muerte de la Superliga, la salida sin glamour del “Tuca”, los criterios dispares de los árbitros en Liga MX y el ninguneo del “Tri” con “Chicharito”, la pelota que tanto nos divierte y apasiona, vaya que está manchada.