Año nuevo, y nada más

ESPN

Así arrancan los primeros días del año, que sí tendrá una novedad a nivel selecciones.

El 2022 arranca sin cambios en las principales ligas europeas. El inicio de año cuenta pocas novedades en las clasificaciones y mantiene en cambio la incertidumbre de una pandemia que sigue afectando todo, y a todos.

En Inglaterra, el Manchester City acabó el año lanzado, y empieza este en calidad de fugado. Los de Guardiola no notan por ahora el cambio de ciclo y lo único distinto con el paso de los meses, es que su condición de favorito a todo, crece exponencialmente.

El cambio más drástico en el equipo ha sido el positivo de su técnico en el último test. Tanto Pep como su primer asistente, Juanma Lillo, están contagiados. Pese a eso, en el equipo sigue habiendo más casos de buenos futbolistas que de jugadores enfermos. Y eso se nota en cada juego.

Mucho menos claro es el Real Madrid de Ancelotti. Los blancos ganan más que lo que juegan. Su última victoria en Copa ante el Alcoyano no fue con la superioridad esperada y, sí en cambio, con el sufrimiento acostumbrado, al menos en los últimos años, en el torneo copero. A eso se suma su derrota más reciente en Liga que ha permitido a sus rivales más directos, con el Sevilla a la cabeza, arrimarse un poco a la punta.

Pero con todo y eso el año parece empezar donde lo dejaron los merengues. El Madrid tiene gane, más que el resto de equipos en España. Eso, sumado a su apellido, le permite no perder el paso.

Uno que en Italia lleva cada vez más firme es el Inter de Milán. Los neoazurri no jugaron este jueves ante el Bologna por los temas de pandemia. Podrían ganar los puntos sobre la mesa y mantener así una ventaja cada vez más marcada ante la inconsistencia de la mayoría de sus perseguidores, a excepción del Milan, que no le pierde el ritmo.

Este mismo viernes el Bayern podría sufrir algún susto en Alemania cuando se mida al Gladbach. Aunque la realidad es que si sucede, las explicaciones pasarán más por las bajas por contagio que por el nivel de juego. En eso el equipo de Nagelsmann se parece mucho al City de Pep. Domina como ningún otro su estilo de juego y ofrece, más que los demás, muchas alternativas para ganar partidos.

Los bávaros son el otro gran candidato para ganarlo todo y llevan una ventaja respecto a los ingleses: ya se saben el camino.

En Francia tampoco aplicará aquello de año nuevo, vida nueva. Salvo la nueva cepa que ya estudian los científicos franceses, en lo que respecta a la Ligue 1, la cosa es mucho más previsible. El PSG domina con puño de hierro. En su entorno hay más dudas sobre el futuro de Mbappé o el estado físico de Neymar, que por la lucha por el título.

El Team Messi no es el favorito en el marco europeo, pero su potencial le permite ir sobrado para recuperar la liga que el año pasado le arrebató el Lille.

Así arrancan los primeros días del año, que sí tendrá una novedad a nivel selecciones. A finales de enero llegará la primera fecha FIFA de un 2022 marcado por la Copa del Mundo de noviembre-diciembre. Y esos primeros juegos se disputarán en el medio de un calendario casi ahorcado entre ligas, copas, supercopas, partidos aplazados y con las competiciones continentales ya encima. A ver si para entonces la dinámica del nuevo año nos dice otra cosa.