Se conocieron las sanciones para Agustín Marchesín, Sebastián Coates y Pepe por los incidentes de Porto vs. Sporting

play
¡Final polémico entre Porto y Sporting! (1:04)

En la última jugada del partido, Palhinha le pegó una patada en la cara a Pepe y desató el enojo en los jugadores locales. Ambos fueron expulsados junto a Marchesín y Tabata. (1:04)

La pelea con la que terminó el pasado viernes el "clásico" de la Liga portuguesa entre Porto y Sporting derivó en la apertura de procesos disciplinarios y sanciones con suspensión de partidos a varios futbolistas.

La decisión fue adoptada este martes por el Consejo de Disciplina de la Federación Portuguesa de Fútbol (FPF), cuatro días después de que el partido, que finalizó 2-2, terminase en una "batalla" entre jugadores, técnicos y dirigentes.

En Sporting, el luso João Palhinha fue sancionado con tres partidos de suspensión y 1.530 euros de multa por "agredir a un adversario con una bofetada", mientras que el uruguayo Sebastián Coates estará suspendido un encuentro y tendrá que pagar 153 euros por recibir tarjeta roja.

El arquero argentino Agustín Marchesín, del Porto, estará suspendido dos partidos, con una multa de 1.020 euros, por "dar una patada a un adversario, practicando un acto de conducta violenta".

Para el luso-brasileño Pepe, del Porto, que "dio una patada a un director del equipo adversario", y el brasileño Bruno Tabata, del Sporting, que "empujó a un director del equipo adversario", el Consejo decidió abrir procesos disciplinarios, por lo que todavía no conocen su sanción definitiva.

Por ahora, fueron castigados preventivamente con dos partidos de sanción.

También se abrió un proceso disciplinario al brasileño Matheus Reis, del Sporting, por un "gesto incorrecto" durante el partido.

Además, Carlos Fernandes, adjunto del entrenador de los "leones", Rúben Amorim, fue sancionado con un partido y 2.040 euros de multa por "entrar en el terreno de juego para interferir con el partido".

El Porto tendrá que abonar una multa de 11.475 euros por la entrada y el uso de material pirotécnico y otra de 5.100 por utilizar irregularmente el sistema de sonido del estadio, mientras que Sporting deberá pagar 5.740 euros, también por pirotecnia.

También se han abierto procesos disciplinarios a los delegados de ambos equipos.