2020-21 English Carabao Cup, Cuarta Ronda
  • Erik Lamela (83')
  • Timo Werner (19')
Tottenham Hotspur ganó 5-4 en penales
Tottenham Hotspur ganó 5-4 en penales

Los penaltis hacen bueno el plan de Mourinho

LONDRES (EFE) - Un fallo en el último lanzamiento de la tanda de penaltis de Mason Mount permitió al Tottenhan acceder a los cuartos de final de la Copa de la Liga inglesa, tras imponerse al Chelsea por 5-4 en una rueda de penaltis, que los de Jose Mourinho forzaron con un postrero gol del argentino Erik Lamela.

Gol en el que tuvo un papel fundamental el jugador español Sergio Reguilón, que no pudo tener mejor estreno con el Tottenham, tras firmar a los 83 minutos el pase que permitió a Lamela igualar la contienda (1-1) y forzar los lanzamientos desde los once metros.

Pero si hubo un ganador, ese fue José Mourinho, que pese a prácticamente descartar a su equipo de cualquier posibilidad de seguir vivo en la competición, diseñó un plan ganador que, como no, empezó ante los micrófonos.

"Me gustaría poder pelear por la Copa de la Liga, pero no creo que pueda, se lamentó el técnico portugués del Tottenham, Jose Mourinho, muy molesto por la decisión de programar el partido apenas 48 horas antes del decisivo duelo con el Maccabi Haifa, en el que los "spurs" se jugarán su presencia en la fase de grupos de la Liga Europa.

De hecho, Mourinho no dudó en acusar a la EFL -organizadora del torneo- de obligarle a alinear un once de circunstancias, dado lo cargado del calendario del conjunto londinense.

"Con un partido tan importante el jueves para nosotros. Creo que la EFL ha tomado la decisión por nosotros", señaló Mourinho, que destacó la importancia económica que tiene para el Tottenham disputar la Liga Europa.

Pero si la concatenación de partidos puede justificar el novedoso once que presentó el Tottenham, la decisión de ceder descaradamente desde el pitido inicial tanto el terreno como el balón al Chelsea fue una decisión del propio Mourinho.

No desaprovechó esas concesiones el Chelsea, que se adelantó a los 19 minutos en el marcador con un tanto del alemán Timo Werner, uno de los rutilantes fichajes de los "blues" para la presente temporada.

Pero si Werner, que se estrenó como goleador con el conjunto londinense, fue el ejecutor, el auténtico protagonista del primer tanto de los de Frank Lampard fue el lateral español César Azpilicueta.

El jugador navarro no sólo inició la jugada con un robo de balón al también español Sergio Reguilón, que debutó este martes con el Tottenham, sino que tras deshacerse definitivamente del exsevillista con un bonito recorte, puso el balón en la frontal del área para que Werner firmase el 0-1 con un potente y preciso disparo.

Un gol que no cambio el planteamiento del Tottenham, que siguió a la espera de un error de los visitantes para sorprender a la contra al Chelsea.

Ese planteamiento a punto estuvo de dar sus réditos al equipo de Mourinho, que dispuso de dos buenas aproximaciones por medio de Gedson Fernandes y, sobre todo, el argentino Erik Lamela, que puso a prueba al nuevo portero del Chelsea, el francés Edouard Mendy, con un duro disparo a los 35 minutos.

Sustos de los que no pareció aprender un Chelsea cada vez más apático, que a los cinco minutos de la segunda mitad, estuvo a punto de conceder el gol de la igualada, en un remate del español Sergio Reguilón.

El internacional español demostró su capacidad de llegada al irrumpir como una flecha en el área rival para recibir un pase del francés Serge Aurier que resolvió con un potente disparo que obligó a lucirse al portero "blue".

Esa ocasión pareció animar definitivamente a los de Jose Mourinho, que comenzaron a llegar, aunque sin excesiva claridad, con cada vez más frecuencia al área del Chelsea. Una ofensiva a la que Mourinho trató de dar un mayor empaque con al terreno de juego a los 70 minutos de Harry Kane.

Aunque el héroe de los "spurs" no fue hoy el delantero internacional inglés, sino el argentino Erik Lamela, que propició la tanda de penaltis, al igualar la contienda (1-1) a los 83 minutos tras aprovechar un centro desde la izquierda de Sergio Reguilón.

Una ronda de penas máximas en la que el fallo final de Mount hizo buena la apuesta de Mourinho, que le ganó la partida a su expupilo Frank Lampard.