Quiero un pato que no sea pato

El Chelis analiza las decisiones que tomó Gerardo Martino al frente de la Selección Mexicana en sus últimos partidos amistosos

Muchos comentarios se han destapado por la última convocatoria de la Selección Mayor: los que no fueron, los que fueron por compromiso, los que fueron y tomaron cierta jerarquía y los que encajarían en lo que se necesita y el técnico pide, pero que no son llamados porque el técnico se contradice. Lamentablemente el centro delantero ideal Jiménez no va a estar en corto plazo. Para la Copa Oro y primeros juegos de eliminación, dudo que este al cien por ciento. El técnico necesita un delantero que más allá que meta goles, coopere en la elaboración del juego ofensivo y tenga sacrificio en las tareas defensivas. Perfecta su definición de lo que necesita.

Se le pregunta o sugiere que el Sr. Ormeño puede hacer esa función y responde que no lo ve así y que la cantidad de goles no es motivo para un llamado. Se le cuestiona la inclusión de Álvarez y entre muchas cosas, su llamado tapa un posible llamado de la selección de Estados Unidos.

Entonces el nombre de Ormeño vuelve a sonar, ya que puede jugar con Perú y ante la necesidad de tener un centro delantero con las características que él menciona, tampoco se le toma en cuenta: quiero un pato que no parezca pato. El delantero del Puebla, tiene gol y tiene gran juego de conjunto en ofensiva y defensiva. Juega de espalda, aguanta la pelota, sabe jugar al lado contrario, pone pases entre líneas, y a la hora de defender, es el primero en tapar salida. Aparte Perú con la nueva convocatoria a Copa América, está a punto de llamarlo y entonces México se quedaría para siempre con un joven que pudo participar por sus condiciones, pero el técnico no lo llamó.

Después vendrían las no convocatorias de Montes y Navarro, dos grandísimos futbolistas.

Bueno, tampoco encajan en su idea de juego. Cualquier gran futbolista encaja en cualquier sistema de juego porque tus cualidades hacen que te adaptes a los sistemas. Lo que hacen en la cancha, a ti entrenador, te va a dar la pauta de la forma en que tu equipo se va mover y la idea inicial del técnico, tiene que pasar a segundo término en importancia. Menos vanidad y más adaptación a jugadores que te dan un plus de calidad.

Por último, mencionar la convocatoria del Sr. Arteaga. Gran futbolista y que juega en una posición que no hay mucho en el fútbol mexicano: lateral por izquierda. Está listo para competir contra Gallardo. Hasta ese punto, todo bien, juega unos minutos en la última gira y eso le da el derecho de hablar de más en cuanto a las quejas de sus compañeros en México porque no les gusta trabajar mucho. El viene de una cantera importante y sólida en la que para subir necesitas estar al cien. El Santos de Torreón lleva sus procesos de una forma exitosa. Él no conoce otro equipo que no sea el Santos y en una penosa declaración, pone en entredicho a la institución, a los entrenadores, a sus compañeros, en una palabra, a todos los que tuvieron que ver para que ahora esté destacando en Europa.

Los que tenían que estar, no están, los que necesitan madurar como seres humanos y hacer que pongan los pies en la tierra, si van y los que, dadas sus condiciones pueden ocupar un lugar, se desfasan por ir, pierden piso y hablan cosas que no vienen al caso porque no tienen el recorrido para hacerlo.

Se empieza a inventar el hilo negro.