Mucho drama

México sumó su segundo empate en la eliminatoria rumbo al Mundial y las críticas no se hicieron esperar, pero en realidad ¿está muy mal?

Después del empate ante Canadá escucho y leo una infinidad de comentarios sobre la Selección Mexicana que caen en la exageración, que suenan alarmista; es cierto que la escuadra azteca no ha tenido sus mejores rendimientos, ni desempeños óptimos, que sus actuaciones han dejado mucho que desear y jugando mal por varios lapsos de los cuatro compromisos que han enfrentado hasta el momento. Le ganó a Jamaica sobre el final del partido en el Azteca, después vino la victoria ante Costa Rica en San José, que la sufrió en la parte final; el empate con Panamá que en el primer tiempo fue superado y el reciente empate en el Azteca ante los canadienses que fue mejor, jugó mejor y pudo hasta llevarse la victoria.

Es cierto que el equipo de Gerardo Martino ha venido de más a menos en el proceso del técnico argentino, sobre todo, si se compara con el inicio del mismo; es cierto que el 2021 las dudas han crecido y más con lo mostrado y lo no conseguido en el verano, en las finales del Final Four y la Copa Oro, pero pensar que en el arranque de las eliminatorias está en plena crisis es de locos, cuando va invicto y es líder compartido con 8 puntos con Estados Unidos en el octagonal, aunque por diferencia de goles la selección de Berhalter esté arriba. Un equipo en crisis tendría partidos perdidos, la mayoría de ellos y aquí no es el caso, estaría en la parte baja de la tabla y tampoco lo es, por eso como digo líneas arriba, los comentarios alarmistas están a la orden del día.

Que el Estadio Azteca ya no pesa, son otras de las hipótesis que se manejan, si esto fuera así en los últimos 16 partidos la selección habría perdido más de la mitad de los encuentros, sin embargo, tiene 8 triunfos, 7 empates y una derrota, habrá gente que diga "son demasiados empates" pero para decir que un estadio no pesa tendría que ser mayor el número de derrotas.

Que, si los jugadores que militan en Europa ya resienten la altitud de la Ciudad de México, ¡por favor!, y las selecciones que vienen ¿están acostumbradas a la altitud? pues no, por lo tanto, siempre lo va a resentir más el equipo visitante, además que el ADN del cuerpo siempre recuerda el hábitat en el que estuvo en algún momento, así que, la adaptación del jugador mexicano será mucho más rápida que el de otras selecciones.

Los más pesimistas han llegado a poner en duda que México llegue al Mundial, ¿es en serio?, que el Tri esté jugando mal no significa que así sea, y aunque suene a mal de muchos consuelo de tontos, hay varias selecciones que está jugando peor que el equipo de Martino y esa irregularidad juega a favor de los mexicanos, estamos hablando de que son tres lugares directos a Catar, más uno vía repechaje; México estará en la Copa del Mundo, sin lugar a dudas; por eso me cuesta trabajo creer lo exagerado que se está tomando este mal momento pues pese a ello, insisto, están arriba en la tabla y están invictos, además señores, esto comienza, van apenas cuatro partidos, faltan 10 más y ya varios ponen a México fuera del Mundial, falta mucho, el camino es largo.

Que da la impresión que alguna que otra selección como Estados Unidos y Canadá han crecido y que México se ha estancado, no es tan así; el tener generaciones buenas de jugadores y sacarles provecho durante un periodo y después desaparecer por un buen tiempo del área y no ir a Mundiales de manera constante no es un síntoma de crecimiento, sobre todo, en el tema de Canadá, que hoy juega bien, que tiene jugadores en muy buen momento con talento y calidad y por cuánto tiempo y después qué. Mostrar crecimiento es ser constante, estar presente continuamente en los eventos importantes y, en la zona, ser un equipo que se impone la mayoría de las veces, en ocasiones con mayor o menor dificultad, no aparecer una vez cada 10, 15 o 20 años.

Que se tiene que mejorar sin duda, porque con lo mostrado, ir al gran evento mundialista no alcanza para pasar la primera ronda. Gerardo Martino tiene que reencontrar el rumbo para que esta selección juegue, se defienda y ataque mejor, tiene que ser flexible en su 4-3-3, y si en algún momento debe jugar con dos delanteros puntas lo tiene que implementar, si tiene que apostar a otros jugadores que no necesariamente estén en Europa, pero que jueguen en cada jornada y estén en mejor momento y nivel, se tiene que arriesgar a ponerlos sobre la cancha. A veces da la impresión que el técnico argentino, por un lado, está confundido; por otro, parece harto de lo que está viviendo en el entorno del equipo mexicano, entre ellos, los cuestionamientos recurrentes de la prensa sobre algunos temas. Martino debe darle claridad a su mente para pensar mejor y tomar decisiones adecuadas para el desempeño y funcionamiento de la selección.

Reitero se está exagerando más de la cuenta, se están haciendo novelas, creando personajes, matándolos, reviviéndolos; se está queriendo ver derramamiento de sangre donde no la hay, se está siendo alarmista, se está haciendo MUCHO DRAMA donde no existe, ¡por favor, calma y paciencia!; México estará en el Mundial.