¿Por qué se suicidan los futbolistas? Un tema doloroso y con múltiples respuestas

Williams Martínez, otra trágica muerte en el fútbol. @ProgresoOficial

¿Por qué un futbolista llega al extremo de quitarse la vida? ¿Qué lo lleva a tomar la dolorosa decisión? Las respuestas pueden ser múltiples. A nivel deportivo conviven desde chicos con las presiones de tener que salir a ganar todos los fines de semana. Pero además, hay situaciones que escapan a la cancha. El día a día de un futbolista es como el de cualquier persona, conviven con los mismos problemas de todos los ciudadanos.

ESPN consultó a dos profesionales para abordar la compleja temática que en las últimas dos semanas generaron conmoción en el ambiente por la decisión de Williams Martínez y Emiliano Cabrera de quitarse la vida.

Las psicólogas Verónica Tutte y Grisel Marachlian, vinculadas a Nacional y Peñarol respectivamente, brindaron su punto de vista ante la pregunta de por qué se suicidan los futbolistas.

“Es difícil responder eso. Uno no puede generalizar, pero lo cierto es que el deportista no llega a esa decisión porque sí. Hay que evaluar los casos particulares y ver qué puede ser lo que le está pasando, pero sí sabemos que el futbolistas está sometido a muchos presiones”, comenzó diciendo Grisel Marachlian a ESPN, psicóloga que trabaja con futbolistas de Peñarol y algunos que integran la selección nacional.

Su colega Verónica Tutte, que lleva más de 15 años en las formativas de Nacional, coincidió en señalar: “El futbolista tiene otros beneficios y presiones, por ejemplo: en el tema económico, que en otros deportes no se da, pero en el alto rendimiento está en situación de tensión constante”.

LAS PRESIONES
El tema de las presiones que reciben los jugadores fue abordado por las profesionales que brindaron su visión sobre la forma en que pueden afectar a los deportistas.

La presión puede ser positiva, para que yo pueda rendir al máximo, o puede ser la plataforma para la ansiedad, la depresión y todo lo demás. ¿De qué depende? De cómo se canaliza”, comenzó diciendo Tutta a ESPN. Y agregó: “Primero que nada está la personalidad, entender que el deportista de alto rendimiento es un ser humano que tiene una estructura de personalidad. Por eso no todos están capacitados para ser deportistas de alto rendimiento, porque capaz que tiene una estructura de base que puede hacerlo propenso a la depresión”.

Por su parte, Marachlian expresó que “tenemos las dos caras, la del éxito, que es la que más compra la gente que consume al jugador exitoso, que parece que todo le sale bien, y por otro lado tenemos muchos que la están luchando y que no viven esa realidad, sino que tienen que pelear día a día por tener un lugar en un ambiente muy competitivo. Y en ambos casos hay presiones. Porque vemos en jugadores de mucho éxito es que uno tiende a pensar que tienen todo, pero que cuando uno conoce se da cuenta que no es así, que hay situaciones que lo sobrepasan, muchas propias de la competencia y otras personales como cualquier persona”.

SON PERSONAS
Tutta y Marachlian puntualizaron el hecho que de los futbolistas son personas como cualquier otra y que muchas veces eso se pierde de vista.

“No podemos olvidar que son personas y cada uno de nosotros tenemos nuestra estructura de personalidad que nos hace más predisponentes a aspectos saludables o de los otras. En el fútbol tenés cargas físicas o mentales que superan al individuo común. El tema es conjugar que pasó en esa situación puntual que puede disparar el riesgo suicidio, sumado a mi personalidad y sumado a la excitabilidad, porque esa persona no está mirando con los mismos lentes cuando se encuentra en una situación de esas”, expresó la psicóloga de Nacional.

Su colega, que trabaja con jugadores de Peñarol, indicó: “Yo siempre digo que los jugadores son personas y les pasa lo que nos pasa a cualquier persona, eso en primer lugar. De pronto tienen más visibilidad o están más expuestos. Y luego las presiones a las que se enfrentan y en muchos casos es un nivel de presión muy alto”.

LAS SEÑALES
El tema es complejo y no es sencillo descifrar cuando una persona puede tomar la decisión de quitarse la vida. De todos modos, la psicóloga Marichlan señaló que esas personas muchas veces brindan señales.

“Sí, muchas veces sí y otras capaz que no. No es fácil poder detectar, para una persona cualquiera, este tipo de señales. Nosotros en la consulta de pronto nos damos cuenta cuando una persona llega con una situación límite y tomamos medidas”.

La profesional indicó que para un entrenador es difícil darse cuenta de esas señales. Y agregó un detalle que va más allá y tiene que ver con un tema cultural.

“Lo que marca mi experiencia en el fútbol es como que hay un mito que el jugador no puede mostrarse débil, como que eso es algo que está metido en nuestra cultura y más dentro del fútbol. Eso se nota en los jugadores que de repente a nivel del entrenamiento de equipo no quieren mostrarse o no se mostrarían o creen que no sería conveniente mostrar debilidad. Esos son como algunos mitos que hay que ir derribando”.