¿Cómo le fue a Peñarol en los últimos 20 años en los cruces contra equipos brasileños?

Peñarol en acción ante Atlético Paranaense. EFE

La Copa Libertadores, esa obsesión transformada en canto tribunero sigue siendo eso, una ilusión. La Copa Sudamericana, que este año se define en Montevideo, volvió a levantar a la gente. Peñarol espera el cruce de semifinales con Atlético Paranaense con su público embarcado en el sueño. Pero cuidado, el rival es brasileño, una piedra en el zapato que molesta al carbonero desde hace 20 años.

¿Cómo le fue a Peñarol cada vez que quedó cara a cara contra un equipo de Brasil? De 2001 a la fecha los antecedentes no son para nada alentadores.

Sobre seis cruces (tres de Copa Libertadores y tres de Copa Sudamericana), los aurinegros apenas lograron clasificar en uno. Fue hace 10 años, cuando en la Copa Libertadores de América, el equipo que conducía Diego Aguirre fue vicecampeón.

Los antecedentes
Si nos remontamos 20 años atrás, el primer cruce directo de Peñarol con un rival brasileño ocurrió en la Libertadores de 2002 cuando se midió con Sao Caetano en cuartos de final.

El primer partido terminó con triunfo aurinegro 1-0 en el Centenario. La revancha comenzó viento en popa en el Anacleto Campanella porque al minuto de juego Miliki Jiménez puso en ventaja al carbonero. Pero el local dio vuelta el partido forzando una increíble definición por penales donde, de cuatro remates, solo el de Bengoechea terminó en gol para Peñarol.

En la Copa Sudamericana del año 2010 los aurinegros se enfrentaron con Goias. El juego de ida, de visitante, terminó con derrota 0-1. El juego estaba abierto para la revancha. Peñarol ganó 3-2 por lo que los goles del visitante lo dejaron afuera de la Copa.

Al año siguiente, el carbonero realizó una de las campañas más recordadas de los últimos tiempos al llegar a la final de la Libertadores.

En el camino se midió con Inter de Porto Alegre en octavos de final. El juego de ida en el Centenario terminó 1-1. En la revancha el equipo de Diego Aguirre arrancó perdiendo 0-1 al minuto. En el complemento los goles de Martinuccio y Juan Manuel Olivera le dieron la clasificación.

En la final se cruzó con Santos con el que igualó 0-0 en el Centenario y perdió 2-1 en Pacaembú.

Pasaron siete años para que los aurinegros volvieran a medirse con un equipo brasileño. Fue en las ediciones de la Copa Sudamericana de 2018 y 2019.

En la primera fue eliminado por su rival del jueves, Atlético Paranaense, que le ganó los dos partidos: 2-0 en Brasil y 4-1 en Uruguay.

Y en 2019 se cruzó con Fluminense y corrió con la misma suerte, perdió los dos encuentros: 1-2 como local y 1-3 en Rio de Janeiro.

Vistos los antecedentes, los brasileños son un verdadero dolor de cabeza para un Peñarol que a partir del jueves tiene la oportunidad de comenzar a revertir la mala racha.